Obispo de Arecibo dice respeta homosexuales, pero no aprueba homosexualidad

mesajeobispoarec-c4bbffdc2aa4ae55337411ba3e854536-1200x800.jpg



El obisdo de Arecibo, Monseñor Daniel Fernández, reaccionó a las expresiones del Papa Francisco sobre su apoyo a las uniones civiles entre las parejas del mismo sexo.

Fernández Torres, utilizó la Congregación para la Doctrina de la Fe que se emitió bajo el Pontificado de San Juan Pablo II el documento para opinar sobre las uniones civiles de las parejas homosexuales, en la parte de “Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales”.

Según indica, este texto establece que, “la Iglesia enseña que el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales. El bien común exige que las leyes reconozcan, favorezcan y protejan la unión matrimonial como base de la familia, célula primaria de la sociedad. Reconocer legalmente las uniones homosexuales o equipararlas al matrimonio, significaría no solamente aprobar un comportamiento desviado y convertirlo en un modelo para la sociedad actual, sino también ofuscar valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la humanidad. La Iglesia no puede dejar de defender tales valores, para el bien de los hombres y de toda la sociedad”.

Te recomendamos:

Por otro lado, continuó el líder religioso que “el Catecismo de la Iglesia Católica establece en el número 2357 que los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados. Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso”.

“Las supuestas declaraciones o respuesta de un Papa en una entrevista no pueden cambiar la Doctrina de la Iglesia Católica ni ir en contra de ella”, expresó el Obispo arecibeño.

Dicho esto, manifestó que no hará más declaraciones al respecto, sino que dejará en manos de la Santa Sede cualquier declaración o aclaración.

“La prudencia aconseja esperar, ya que no sería la primera vez que unas declaraciones del Papa son extrapoladas intencionalmente por algunos”, añadió.



Share this post

scroll to top