Bocadillos Lingüísticos: -CULO, El sufijo culto

55d1cdba7f204a59-edaea015167b4f74144b621c85c696d6-1200x800.jpg



Relájese, no sea malpensado, que esta es una columna seria.

Sepa que si –culo tiene una rayita al frente significa que es un SUFIJO. ¿Estamos claros? Pues sigamos. Aunque ya hemos hablado del tema, le recuerdo que los sufijos son piezas (MORFEMAS) que se unen a las palabras para formar OTRAS palabras. –Culo es un sufijo CULTO, de –culus (-a), usado en latín para formar diminutivos. Hoy día –culo no disminuye nada (a veces es todo lo contrario, jaja). De hecho, hay otra variante –culum que, a partir de verbos, deriva nombres que remiten a lugares, objetos e instrumentos. Nos dice Pharies que la gran mayoría de las palabras españolas terminadas en –culo son muy antiguas, y muchas de ellas muy hermosas, como crepús-culo, y otras como carbún-culo, testí-culo, opús-culo… Ojo, -culo también se usa como otro sufijo latino que, como le dije, deriva instrumentos: vehí-culo, por ejemplo… y es que, bueno, -culo está en todas partes, ¿no es así?. A veces, hasta donde menos esperamos podemos encontrar -culo, como en orá-culo y en el terrible obstá-culo. Y mire cómo es el asunto… La lengua, nos dice Pharies, “sigue aceptando nuevos préstamos en –culo, a juzgar por montí-culo, pelí-cula y cír-culo. ¿Ficción? NO, la lengua en acción, aunque parezca ridí-culo. ¡FELIZ JUEVES!

Para más columnas como esta sigue el Facebook de Bocadillos Lingüísticos:



Share this post

scroll to top