Opinión de Alex Delgado: Wanda se quitó… con la criminalidad

alex-dee61772d6e26a9bbaef42586ee674f3-1200x800.jpg



No hay duda que la criminalidad se ha disparado en semanas recientes. El gobierno no puede adjudicarse que este año ha habido una reducción en los asesinatos “gracias” a un plan anticrimen porque eso no es cierto. La cantidad de asesinatos bajó por el lockdown y las restricciones establecidas para contrarrestar un contagio masivo del Covid-19 desde el mes de marzo. 

Mujeres siendo asesinadas por sus parejas, masacres, tiroteos a cualquier hora, secuestros, desapariciones, entre otros, están ocurriendo y veo una pasividad pasmosa en la gobernadora Wanda Vázquez con esta situación.  

El pasado fin de semana los asesinatos de Isadora Marie Nieves, conocida como Pinky Curvy, y de Dorielys Correa Valentín en la Ave. 65 de Infantería fueron los más estremecedores y discutidos, pero no los únicos. Tras aumentar la ola criminal, que se acentuó en el fin de semana, la primera mandataria anunció que realizaría un mensaje muy importante al país. Tamaña sorpresa que me llevé al escuchar que se trataba de unos incentivos para pagar internet a las familias para que los estudiantes puedan estudiar a distancia. Eso es un anuncio importante, pero ¿más importante que la seguridad de la ciudadanía en este momento? Lo siento, pero no. Oiga, y me refiero estrictamente a la decisión de dirigirse a la ciudadanía con un mensaje especial. No es que no se podía anunciar los incentivos, pero ¿ubicar a una gobernadora en un mensaje importante a la ciudadanía para eso?, la hace lucir enajenada respecto al tema de la criminalidad.  

Miremos estos datos. En el año 2018, para el mes de octubre había 435 asesinatos, un promedio de 43 asesinatos mensuales. Para el año 2019, al mes de agosto (según la data disponible en internet) había 363, un promedio de 45 asesinatos mensuales. Dos meses más tarde, la situación se complicó y, llevando solo dos meses en la silla de la gobernación, ¿qué hizo Wanda Vázquez? La cito: “Estoy convocando a una reunión urgente para mañana temprano en La Fortaleza al grupo de seguridad, tanto a personal del Departamento de Justicia, Departamento de Seguridad Pública y el Negociado de la Policía de Puerto Rico, incluyendo los comandantes de las áreas de San Juan y Bayamón”.  

Hasta el domingo pasado se había registrado en la isla 418 asesinatos. Dentro de este análisis hay que considerar que, en los nueve meses y medio que lleva el año, al menos tres meses estuvimos entre lockdown casi total y parcial, lo que provocó que los criminales también se guardaran. Si a este tiempo se le resta esos tres meses de lockdown, nos deja seis meses y medio para tirar un promedio justo y razonable en la comparación contra los dos años anteriores. Si dividimos esos 418 asesinatos entre 6.5 meses, la media es 64 asesinatos mensuales. 

Contrario al año pasado, y en comparación con el mismo, en este escenario la gobernadora no ha dicho “ni jí”. Evidentemente, ya no hay fiebre de gobernación y por el contrario, gobierna lo fácil… anunciar chavitos por aquí y por allá. Mientras, incrementa la criminalidad, irónicamente teniendo una gobernadora que fue fiscal y Secretaria de Justicia. 

Ya los criminales no solo se matan entre ellos en sus terrirtorios, ahora intentan liquidarse y disparan a mansalva, como vimos en los videos del asesinato de Nieves, hasta en lugares que todos frecuentamos y que esperamos tener cierta tranquilidad.  

Decir que se aumenta a 12 horas los turnos de los agentes y explotarlos no resolverá. Aquí hay agencias de “Asuntos Sin Importancia” cuya función principal es dar empleos para comprar votos. Ya es hora de cortar en lo menos indispensable para poner donde realmente necesitamos, la seguridad. Los salarios bajos y la falta de recursos no ayuda a combatir el crimen. Corten de un lado y pongan en la Policía de Puerto Rico porque los criminales no escatiman ni pesetean, como se hace con nuestra fuerza policiaca. 

Señora gobernadora, si usted estableció que será gobernadora hasta el 2 de enero, y que ejercerá los poderes de sus funciones hasta esa fecha, si en realidad la seguridad de nuestra isla ocupa un nivel de importancia en su gestión y lo que será su legado, haga algo más que descansar en que hay “menos asesinatos”… porque eso, lamentablemente, no es cierto. 



Share this post

scroll to top