La edad es sólo un número para los “abuelitos” de Tokio

ap21202298398874-213a4bc4d0772a7051f00baf2b63596f-1200x800.jpg



TOKIO (AP) — Se habla mucho de la edad de Carli Lloyd. La delantera estadounidense afronta el torneo olímpico de fútbol con 39 años.

Pero Lloyd ni siquiera es la futbolista más longeva que competirá en los Juegos Olímpicos.

Ese puesto es para Formiga, la eterna centrocampista de 43 años de la selección de Brasil. Formiga es una de los atletas olímpicos que confirman que la edad es sólo un número.

“Me conocen. Yo llevo como 17 o 18 años sin parar. Es la locura competitiva. Estoy segura de que mi esposo y mi familia se pondrán contentos cuando me retire, porque entonces sí podré dedicarme a otras cosas”, dijo Lloyd, quien acude a su cuarta justa olímpica.

Bajo la dirección de la técnica sueca Pia Sundhage, Brasil repite en Tokio con las históricas Formiga y Marta. Formiga disputará sus séptimos Juegos Olímpicos y Marta, toda una leyenda del deporte a sus 35 años, los quintos.

“Fíjense en Formiga. No puedes considerar que están acabadas, para nada”, comentó Sundhage sobre sus veteranas. “Por lo que aportan en la cancha, su conducta en el grupo como personas… Es muy alentador. Pueden jugar muchos partidos”.

El atleta olímpico más longevo en la historia fue el tirador sueco Oscar Swahn, quien tenía 72 años y 280 días cuando ganó una medalla de plata en los Juegos de Amberes 1920.

Pero hay un matiz en esta distinción. Durante casi 40 años, los Juegos Olímpicos adjudicaron medallas en artes. El artista británico John Copley tenía 73 años cuando se llevó la plata en “pintura y grabado” en Londres 1948, la última edición que incluyó estas disciplinas.

Argentina tendrá como abanderado al navegador Santiago Lange, un hombre con cuatro décadas de experiencia en el deporte. Lange cumplirá 60 años el próximo 22 de septiembre, dos meses después de su séptima participación en unos Juegos.

Volverá a competir junto a Cecilia Carranza con el objetivo de revalidar el oro que ganaron en la clase Nacra 17 en Río de Janeiro 2016, a donde llegó tras superar un cáncer de pulmón por el que le retiraron el 80% de uno de los órganos. Durante la pandemia, que aplazó por un año los Juegos de Tokio, Lange se convirtió en abuelo de Silvestre, su primer nieto.

“Cuando tuve el cáncer, me lo tomé como otro reto”, dijo Lange. “Aprendo con cada desafío al que me enfrento. Tienes que ser capaz de cambiar”.

El skateboarding debuta en el programa olímpico con el fin de atraer a una audiencia más joven, pero no es un deporte exclusivo para ellos. El sudafricano Dallas Oberholzer buscará el oro a sus 46 años.

Lloyd es la más mayor en un equipo de Estados Unidos con la edad promedia más alta, 30,8 años, de toda selección estadounidense que ha participado en los Juegos. Entre las veteranas están también Megan Rapinoe y Becky Sauerbrunn, ambas de 36.

“No tomo en cuenta la edad, porque son muchos los otros factores que analizamos antes de ver la edad que tiene. Lo más importantes es cerciorar si pueden rendir o no”, dijo el técnico estadounidense, Vlatko Andonovski.

Para Lloyd, el aplazamiento de los Juegos fue positivo: se operó la rodilla, pasó más tiempo con su familia y se puso a trabajar con un nuevo preparador físico.

“Han sido tantas las cosas en las que busqué ponerme a tono este último año”, dijo. “Así que en realidad creo que estoy en una mejor posición que en 2020. Estoy agradecida de poder seguir perseverando”.

¿GIMNASTAS VIEJITAS? SÍ

Nadie considera viejo a un veinteañero. Pero el equipo de Estados Unidos cuenta con varias chicas en los 20 entre las que destaca Simone Biles, con 24. Atrás quedaron los días de Dominique Moceanu, quien tenía 14 años cuando ganó el oro en Atlanta 1996.

La edad promedio del equipo estadounidense es de 20,8 años, las más alta desde 1952. La más mayor es MyKayla Skinner, quien a sus 24 años le saca apenas unos meses a Biles.

Pero todas son unas juveniles en comparación a Oksana Chusovitina. La uzbeka de 46 años competirá en sus octavos Juegos y viene de quedar séptima en el salto de potro.

La edad no es lo único que hace que Chusovitina sea una rareza en el mundo de la gimnasia. También es madre. Su hijo tiene 21 años, más que varias de las atletas contra las que compite.

HOKETSU

Hiroshi Hoketsu aspiraba a romper el récord del deportista olímpico más longevo, con 80 años. Pero no fue seleccionado para el equipo de equitación del país anfitrión. Sus primeros Juegos fueron los de Tokio 1964. No pudo competir en Río debido a un caballo enfermo.

Así que, de momento, en Tokio la atleta de mayor edad será la jinete australiana Mary Hanna, una abuela de 66 años que compite en sus séptimos Juegos Olímpicos.

Hanna también se convertirá en la segunda mujer más mayor en tomar parte en una cita olímpica por detrás de la británica Lorna Johnstone, una jinete que compitió en Múnich 1972 con 70 años.

Te recomendamos:



Share this post

scroll to top