TT Ads

La cúrcuma por millones de años se ha considerado uno de los condimentos más espectaculares y únicos para la comida. Lo usan chefs internacionales, no falta en la despensa de la casa y tiene beneficios increíbles para la salud.

Sí, aunque muchos no lo crean, este famoso condimento de color amarillento y naranja es en la actualidad unos de los más buscados para la sanación de algunas afecciones.

Según el portal Neutrogena, la cúrcuma tiene 4.000 años de historia en la sanación holística, pues expertos aseguran que calma molestias estomacales, sana resfríos y desinfecta heridas.

Asimismo, ha combatido el acné, ha revertido manchas solares, ha bendecido a novias brindándoles un rostro radiante y básicamente ha hecho tanto bien que se hizo famosa como una de las especias más beneficiosas del mundo.

Ayurveda, la tradicional escuela de sanación india de hace cientos de años, ha usado esta especia a través de su práctica para aprovechar los mismos beneficios de la cúrcuma para la piel que la hacen tan popular hoy en día en el cuidado moderno de la piel.

De dónde sale la cúrcuma

La cúrcuma es una planta originaria del sudeste asiático y la India, donde fue utilizada por primera vez entre los años 610 a.C. y 320 a.C. En la actualidad, todos los países tropicales la cultivan, pero los principales exportadores de este superalimento son India, China, Sri Lanka y Filipinas.

La cúrcuma también es conocida comúnmente como “el azafrán de la India” o “el sabor del oro”. Tradicionalmente, se ha usado como especie, como colorante de alimentos, y también como cosmético, destaca el portal Hornimans.

Sacada de la raíz de la planta de cúrcuma, esta poderosa fuente de salud contiene un compuesto llamado curcumina, que está repleto de compuestos antioxidantes, antibacterianos y antiinflamatorios.

Además, la cúrcuma contiene fibra dietética, vitaminas C, E y K, niacina, sodio, calcio, potasio, cobre, magnesio, hierro, zinc y aceites esenciales.

Beneficios de la cúrcuma

La cúrcuma hace maravillas en la piel y en nuestro cuerpo y existen distintas formas de tomarla. Se puede usar como especia para la comida o tomar como complemento alimentario. Aun así, la forma más común de tomarla es en infusión.

Si decidiste incluirla en tu dieta, estos son los 7 beneficios que puedes obtener consumiendo cúrcuma diariamente:

Ayuda a curar el acné

La cúrcuma impide que las células cutáneas se agrupen entre sí y tapen los poros. Dado que es antiséptica y antibacteriana, puede detener eficazmente el crecimiento de las bacterias que causan el acné. Además, sus propiedades antiinflamatorias promueven una curación más rápida al calmar las áreas que ya están inflamadas.

Aclara la hiperpigmentación

La cúrcuma inhibe la producción de melanina, el pigmento responsable de las manchas oscuras y otros tipos de hiperpigmentación. Con el uso regular, un producto a base de cúrcuma puede ayudar a que estas manchas desaparezcan naturalmente para darle a la piel un tono más uniforme.

Sirve para la piel opaca

La piel congestionada, inflamada o dañada rara vez se ve suave y radiante, por eso las propiedades purificantes, antiinflamatorias y antioxidantes de la cúrcuma pueden inducir el brillo.

Aumentar la cúrcuma en tu régimen de cuidado de la piel también puede promover la microcirculación dentro de la piel, lo que hará que tu cutis se sienta más fuerte y más terso.

Reduce los círculos oscuros

Agrega las propiedades antiinflamatorias, aclaradoras y promotoras de la microcirculación de la cúrcuma, y tendrás una receta perfecta para combatir los círculos oscuros alrededor de los ojos.

Protege del daño ambiental

La exposición al sol, la polución y otros irritantes externos dan lugar a la creación de radicales libres. La cúrcuma está repleta de antioxidantes que neutralizan estas moléculas que dañan la piel y reducen los posibles efectos del daño ambiental.

Previene el envejecimiento prematuro

Su capacidad de promover la producción de colágeno y acelerar la capacidad del cuerpo de formar nuevo tejido saludable es increíble. También bloquea la elastasa, una enzima que ataca la capacidad de la piel de producir elastina. Si la producción de elastina se desacelera, es más probable que aparezcan líneas de expresión, arrugas y flacidez.

Ayuda con la psoriasis y el eczema

Además de tener propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que ayudan a atacar la fuente de problemas como el eczema, la cúrcuma también puede inhibir la actividad de la PhK, una proteína asociada con la psoriasis.

TT Ads