TT Ads

Un fiscal en Grecia presentó hoy, miércoles, cargos penales contra el capitán de un ferry y tres tripulantes por la muerte de un pasajero que llegó tarde y que fue arrojado al mar cuando trató de subirse a la embarcación en el puerto de Piraeus.

Un tripulante fue acusado de posible intento de homicidio y los otros dos de complicidad, mientras que el capitán fue acusado de varias infracciones regulatorias relacionadas con la navegación, informó la televisora estatal ERT.

El incidente, captado en video y difundido en redes sociales, desató furia por todo el país. Muestra al pasajero corriendo por la rampa de embarque del Blue Horizon, que seguía tendida luego que el ferry había soltado sus ataduras y estaba a punto de zarpar. El pasajero trata de abrirse paso a empujones entre dos tripulantes en la rampa, que forcejean con él.

Cuando el pasajero vuelve a subirse a la rampa, un tripulante lo para y lo empuja justo cuando el ferry zarpa. El pasajero desaparece en el hueco entre la embarcación y el muelle.

La tripulación no parece hacer nada para salvarlo, y el ferry continúa rumbo a la isla de Creta antes de recibir órdenes de regresar a Piraeus.

El servicio guardacostas indicó que el hombre fue sacado del agua inconsciente y luego pronunciado muerto. Se está realizando una autopsia para determinar la causa exacta de defunción.

En una publicación en las redes sociales el miércoles, el primer ministro Kyriakos Mitsotakis deploró lo que llamó “una combinación de comportamiento irresponsable y cinismo, desprecio e indiferencia” que condujo a la muerte del hombre. “El vergonzoso incidente de ayer no es indicativo del tipo de país que queremos”, añadió.

El ministro de la marina mercante de Grecia, Miltiadis Varvitsiotis, expresó “asombro, horror y tristeza” por el incidente.

En declaraciones a la emisora Parapolitika, Varvitsiotis declaró que la conducta de los tripulantes fue “un vil insulto a los marineros griegos”.

Relató que el pasajero ya había comprado su boleto y había abordado la nave, pero salió por razones no explicadas y trató de regresar. Varvitsiotis dijo que ordenó una investigación en torno a la conducta de los tripulantes.

Attica Group, la compañía propietaria del Blue Horizon, emitió un escueto comunicado diciendo que está “devastada por el incidente trágico” y que está cooperando con las autoridades.

El capitán, el primer asistente y otros dos tripulantes del ferry deberán comparecer el miércoles ante un fiscal de Piraeus para ser instruidos de cargos.

Piraeus es el puerto más grande de Grecia, y el principal punto de tránsito para los millones de visitantes que viajan a las islas en el Mar Egeo y Creta.

TT Ads