TT Ads

Un cometa descubierto recientemente está surcando nuestro vecindario cósmico por primera vez en más de 400 años.

Los observadores de cuerpos celestes en el hemisferio norte deberían tratar de verlo lo antes posible— esta semana o principios de la próxima— porque pasarán 400 años hasta que regrese la bola de hielo errante.

El cometa, que tiene el tamaño de un kilómetro (poco más de media milla) pasará el 12 de septiembre a 125 millones de kilómetros (78 millones de millas) de la Tierra.

Los madrugadores deben mirar hacia el horizonte en dirección noreste alrededor de una hora y media antes del amanecer: más precisamente, poco menos de 10 grados sobre el horizonte cerca de la constelación de Leo. El cometa se volverá más brillante a medida que se acerca al Sol, pero bajará más hacia el horizonte, que lo que dificultará el avistamiento.

Aunque es visible al ojo, es extremadamente tenue.

“Se necesita unos buenos binoculares y saber hacia dónde apuntarlos”, dijo Paul Chodas, jefe del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de NASA.

El cometa estará más cerca del Sol —incluso más cerca que Mercurio— alrededor del 17 de septiembre antes de abandonar el Sistema Solar. Eso, suponiendo que no se desintegre al pasar frente al sol, aunque Chidas dijo que “probablemente sobrevivirá al paso”.

El astrónomo italiano Gianluca Masi, fundador del Proyecto Telescopio Virtual, dijo en un email que durante la semana próxima se producirá “la última oportunidad factible” para ver el cometa desde el hemisferio norte antes de que se pierda en el resplandor del Sol.

“La vista del cometa es increíble ahora, con una cola estructurada larga, una imagen hermosa con un telescopio”, dijo Masi.

Si sobrevive al roce con el sol, el cometa debería ser visible desde el hemisferio sur a fines de septiembre, dijo Masi, bajo sobre el horizonte en el crepúsculo del atardecer.

Los observadores del cielo rastrean el extraño cometa verde desde su descubrimiento por un astrónomo aficionado japonés a mediados de agosto. El Nishimura lleva su nombre.

Es inusual que un aficionado descubra un cometa, dados los estudios profesionales realizados con telescopios poderosos, dijo Chodas, y añadió: “Este es su tercer hallazgo, merece felicitaciones”.

El paso anterior del cometa fue hace unos 430 años, dijo Chodas. Sucedió una o dos décadas antes de que Galileo inventara el telescopio.

TT Ads