TT Ads

Una nueva investigación publicada por el Journal of the National Comprehensive Cancer Network (JNCCN) reveló que el 94% de las personas de habla inglesa que llamaron a un hospital en Estados Unidos solicitando información sobre los pasos para acceder a la atención oncológica recibieron los datos, en comparación con el 38% de las personas de habla hispana y apenas el 28% de los hablantes de mandarín.

Los investigadores de la Universidad de Michigan organizaron una serie de llamadas simuladas de pacientes a varias líneas de información general de hospitales, hablando en inglés, español y mandarín. A casi todas las personas de habla inglesa que llamaron se les indicaron los pasos a seguir para acceder a la atención oncológica —como un número de teléfono de la presunta clínica o la transferencia al supuesto departamento que prestaba la atención solicitada—, mientras que poco más de un tercio de los hispanohablantes tuvieron la misma experiencia, y aún menos en el caso de las personas que llamaron hablando en mandarín.

“Nuestro estudio descubrió importantes disparidades basadas en el idioma en el acceso de los pacientes a la atención oncológica mucho antes de ser atendidos por un médico”, afirmó la investigadora principal Debbie W. Chen, MD, Universidad de Michigan.

“Si los pacientes con cáncer no pueden acceder a la información sobre dónde obtener la atención oncológica adecuada, ¿a qué otra información y servicios críticos no pueden acceder en nuestro sistema sanitario?”, añadió.

La doctora Chen continuó, haciendo referencia a un estudio de auditoría de 2005 en el que, en una simulación, personas de habla hispana se pusieron en contacto con la línea de información general de los hospitales de la ciudad de Nueva York y solicitaron el número de teléfono de una de las clínicas ambulatorias del hospital.

“Si bien nuestro estudio tiene lugar 16 años más tarde, en una época en la que viven en Estados Unidos más de 25 millones de personas con un dominio limitado del inglés, nuestro estudio encontró tasas de éxito aún más bajas para las personas que no hablan inglés y que buscan acceder a servicios de atención oncológica. La mayoría de las barreras con las que se encontraron las personas no hablantes de inglés que llamaron en la simulación fueron problemas a nivel de sistema, como que el personal del hospital les dijera “no” o les cortara la llamada, o que se les desconectara porque el mensaje automatizado del hospital requería ingresar datos pero no proporcionaba instrucciones acordes con el idioma, además de problemas a nivel de servicios de interpretación”, aseguró la investigadora.

Las llamadas simuladas se realizaron a una selección aleatoria de 144 hospitales distribuidos uniformemente por 12 estados demográficamente diversos, entre ellos, California, Florida, Nueva York, Texas, Arizona, Illinois, Massachusetts, Nueva Jersey, Michigan, Misuri, Oregón y Pensilvania.

Las llamadas se realizaron de lunes a viernes entre las 8:00am y las 5:00pm, entre el 8 de noviembre de 2021 y el 23 de junio de 2022. Se completó un total de 1,296 llamadas; 432 en cada idioma.

Los investigadores prevén que los pacientes que hablan otros idiomas menos comunes diferentes del inglés pueden enfrentar barreras aún mayores para recibir atención médica.

La doctor Chen sugirió que la mensajería automática incluya instrucciones para acceder al mensaje en diferentes idiomas y derive de manera predeterminada a una persona en directo en lugar de desconectarse en los casos en los que no se introduzcan datos. También, recomendó que el personal de información general permanezca en línea cuando conecten a las personas que llaman con un intérprete de idiomas, a fin de ayudar a proporcionar la información consultada al traductor, quien podría no ser capaz de responder por sí mismo a las preguntas sobre la atención.

“Los pacientes hispanohablantes, así como otros que no dominan el inglés, enfrentan barreras evitables en el acceso a la atención médica, comenzando con una de las expectativas más básicas que tenemos cuando llamamos a nuestro proveedor de atención médica: la posibilidad de pedir cita o asesoría. Esta desigualdad sanitaria que ocurre desde el principio puede conducir a una detección tardía, a la erosión de la confianza, a la desvinculación del sistema de salud y a muchos otros resultados médicos adversos que sólo sirven para profundizar las disparidades en la atención oncológica”, aseveró Darcie Green, directora ejecutiva de Latinas Contra el Cáncer.

Green comentó que es importante que se tome acción ante los resultados del estudio para para reducir las disparidades en la detección, el tratamiento y la supervivencia de los pacientes.

”Este estudio debe servir de llamada de atención afirmativa pero urgente para que se asuman responsabilidades y se apoye y se invierta en las estrategias e infraestructuras necesarias para eliminar la desigualdad sanitaria por motivos lingüísticos en el acceso a la atención médica”, concluyó Green.

TT Ads