TT Ads

Anitta sigue envolviendo a sus fans, no solo con su movimientos, también son su sonido. La brasileña estrenó recientemente su EP Funk Generation: A Favela Love Story , el cual está compuesto por tres temas: Funk Rave, Casi Casi y Used To.

La principal motivación de la brasileña para crear este álbum fue una fuerte decaída en su salud, un enfermedad la cual nunca encontraron, pero la tuvo bajo observación médica por cinco meses.”El proceso del álbum fue único, porque es algo que siempre quise hacer en mi vida, pero que no había tenido la oportunidad porque me decían que era un ritmo que nadie escucha y que se iba a tardar en pegar, pero no me importó. Siguiendo un poco con la historia, el año pasado me puse muy enferma a final del año, no descubrían lo que tenía, hasta me hicieron pruebas para saber si era cáncer”, explicó la intérprete.

Como consecuencia de este problema de salud, Anitta no pudo aprovechar el éxito que logró con el tema Envolver y según explicó en conferencia de prensa “que rentó una isla en Brasil donde un lado estaban los médicos y del otro montó un estudio de grabación”. Explicó, “junté productores de Brasil y de diferentes países para presentarles las propuestas de las canciones, así que seguí trabajando pero condición de salud no mejoraba”.

“No sabían lo que tenía, empecé a ir con curanderos, medicina natural, empecé hacer estas cosas para buscar una razón. Creo que el cuerpo habla cuando tienes algo, pero nadie sabía explicarme, yo quería respuestas y fui a buscarlas, así pasé un mes haciendo procesos espirituales, fuera un chamán, terapias, constelaciones familiares, busqué todo que podía. Cuando regresé al hospital, me hicieron una prueba y ya no tenía más el indicativo de cáncer. Entonces, por eso me animé hacer este álbum y ahora sé que todo lo que quiera en mi vida, lo voy a lograr, porque si no morí es porque voy a vivir mejor todavía “.

Anitta ha roto barreras que parecían inquebrantables en su país, y muchos tabúes de las mujeres dentro de la industria, ha llamado la atención del mundo, y ahora se ha convertido en embajadora del funk brasileño, un género musical originado en las favelas de Río de Janeiro, Brasil, en la década de los 70. Es por eso que los videoclips de Funk Rave, Casi Casi y Used To fueron grabados en las favelas brasileñas, lugares que han sido señalados por ser violentos.

“En Favela Love Story se puede decir que estoy hablando de una relación amorosa, pero para mí es la relación que las favelas tienen con el funk, que un inicio tenía muchos prejuicios en Brasil, pero a mí me hace sentir en mi lugar. En mi país no dejaban tocar el funk, en la radio empezó a ganar terreno poco a poco, y yo he luchado mucho contra ese prejuicio y la gente hablaba súper mal de mí, pero no me importaba. Yo estaba pasando bien y esa música demuestra un poco más de mi personalidad y mi carrera”.

TT Ads