TT Ads

La Asociación de Maestros de Puerto Rico (AMPR) y su Local Sindical solicitaron a la secretaria designada del Departamento de Educación (DE), Yanira Raíces, que reevalúe su postura y adopte las medidas propuestas por el sindicato la semana pasada, como la reducción de horarios en las escuelas, con el objetivo de resolver los desafíos que enfrentan las escuelas debido a las altas temperaturas en la isla.

El pasado 2 de septiembre circuló un comunicado del DE, el cual hablaba de un plan integral para mitigar el impacto de la ola de calor en las escuelas de Puerto Rico. Algunas de las estrategias incluidas en el plan eran: centros de hidratación, mejoras en infraestructura, mantenimiento de fuentes de agua, actividades deportivas evaluadas, uniforme escolar flexible, alimentación saludable y concienciación ambiental.

El vicepresidente de la AMPR, Raúl González y el secretario general de la AMPR-Local Sindical, Ángel Javier Pérez Hernández, insistieron en que las medidas presentadas por la agencia no son suficientes para aplacar y atender la situación.

“Lamentablemente en estos momentos el Departamento de Educación no puede pensar a largo plazo porque la situación amerita resolver el problema ahora. Nuestros maestros, estudiantes y demás componentes de la comunidad escolar están sufriendo golpes de calor y sabemos que hubo casos de niños y maestros desmayados por sofocación que han llegado hasta los hospitales para ser atendidos. ¿Qué van a esperar? ¿Qué alguien muera para resolver la situación? Las pocas medidas que se han tomado hasta ahora no son suficientes para aplacar y atender esta situación. Se necesitan acciones rápidas y a corto plazo”, expresó el vicepresidente de la AMPR.

Por su lado, Pérez Hernández, instó a la secretaria a reconsiderar su posición y aceptar las propuestas expuestas por el sindicato en las reuniones sostenidas el pasado 8 de agosto y 1 de septiembre. Las alternativas presentadas por la AMPR y la Local Sindical fueron rechazadas por Raíces Vega.

“Nuestra función es salvaguardar la salud y seguridad de nuestros maestros y estudiantes, y ante esta emergencia fuimos los primeros en plantear la posibilidad de establecer un horario de trabajo uniforme en todas las escuelas del país como, por ejemplo: de 7:30 am a 12:30 pm o quizás hasta un horario un poco más temprano para que en las tardes la Agencia y los contratistas puedan agilizar todos los trabajos en las escuelas. Además, le exigimos respetar el Convenio Colectivo en caso de que una escuela o centro de trabajo no tenga los servicios de agua o de luz, por lo que hay que desalojar a los estudiantes desde el momento que ocurra la situación y a los maestros en o antes de la tercera hora, según establece el Artículo 23 del Convenio Colectivo”, afirmó Pérez Hernández.

González añadió que “situaciones como esta que ponen en peligro la salud y seguridad de la comunidad escolar tenían que ser prioridad del Departamento de Educación desde antes que comenzara el curso escolar”. Agregó que, a mediano y largo plazo, el gobierno debe involucrar a otras agencias y componentes gubernamentales para concretar acciones más contundentes que sirvan para paliar el cambio climático.

De otra parte, los líderes magisteriales informaron que la AMPR con su Local Sindical realizaron una encuesta que hasta el momento ha sido contestada por más de 2,500 maestros en la que se está midiendo la situación actual en sus escuelas.

“Los datos son relevantes y preocupantes. Es por eso que exigimos que se trabaje con premura y voluntad esta situación. Más del 83% de los maestros expresó que no tienen aire acondicionado en su salón y más del 35% de las escuelas no cuenta con subestación eléctrica. Además, más del 51% de las escuelas han tenido situaciones de emergencia relacionadas a la ola de calor. Esto es alarmante”, puntualizó González.

Por otra parte, el comunicado de parte del DE estipulaba que “En una reunión con la Asociación de Maestros de Puerto Rico (AMPR) y los siete superintendentes regionales, se compartieron detalles del plan y se enfatizó la importancia de la colaboración de todos los sectores involucrados en la educación”. Ante ello, el vicepresidente de la Asociación señaló que nunca se habían reunido con los directores regionales para plantear las preocupaciones de la AMPR.

“En la reunión del 8 de agosto, la primera reunión que tuvimos con ella (Yanira Raíces) salimos de aquella reunión con la idea de que se iban a implementar tres ideas específicas para como contrarrestar los problemas que podía traer el techado, las columnas y las pinturas”, dijo González y añadió que luego comenzaron a recibir llamadas de escuelas en las que los directores no estaban claros de cómo iban a implementar dichas acciones debido a que no habían recibido ningún tipo de comunicación oficial de parte del DE.

Estas expresiones se dieron en la Escuela Elemental Santiago Iglesias Pantin en San juan la cual no contaban con aires acondicionados en los salones debido a que la subestación de la misma es muy débil. González explicó que, en la parte posterior de la escuela, denominada la caldera para la comunidad escolar, no podían mantener las ventanas abiertas por el mal olor y las moscas que ingresaban al salón. Esto ya que colindan con una escuela abandonada que es utilizada como corrales para caballos.

TT Ads