TT Ads

En pleno pico de la temporada de huracanes, una revisión a la base de datos de la Administración Federal de Carreteras (FHA, en inglés) sobre las inspecciones a los puentes en Puerto Rico refleja que hay 453 de estos clasificados como con socavación crítica y fundaciones inestables.

Según el portal federal, las inspecciones están actualizadas al 2023 y se detalla información sobre 2,335 puentes en Puerto Rico. Además, hay diez que se meciona tienen socavación crítica y extensa.

Tan reciente como el 1º de septiembre, el gobernador Pedro Pierluisi declaró un estado de emergencia en los puentes y carreteras de Puerto Rico que se encuentran en estado crítico, con un énfasis particular en los de la PR-303 de Lajas; el ubicado en la PR-867 de Toa Baja y el puente Vado, en la carretera municipal 826 interior del barrio Guadiana, en Naranjito.

“Estos proyectos de puentes y carreteras en estado crítico tendrán la más alta prioridad del Gobierno de Puerto Rico, por lo que deberá contar con el apoyo interagencial para lograr que el proceso de reparación, rehabilitación o mitigación se lleve a cabo de manera ágil, para permitir así la consecución de los objetivos trazados en el menor tiempo posible”, lee la orden ejecutiva 22 del 2023.

Sin embargo, según Edwin González Montalvo, director ejecutivo de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), todos los puentes en vías públicas del país son monitoreados con regularidad para evitar poner en riesgo la seguridad de los conductores y transeúntes.

“La ciudadanía puede estar completamente tranquila. Estos puentes se inspeccionan. No tan solo tenemos expertos internos de la ACT sino que tenemos compañías consultoras expertas en esas áreas que nos ayudan a hacer inspecciones”, explicó el titular de la ACT.

“En Puerto Rico son más de 2,300 puentes, el número fluctúa, ahora mismo el número es 2,446 y fluctúan porque algunos puentes se cierran, hay otros que se construyen nuevos y se integran a la base de datos. Los números son cambiantes, pero en promedio estamos hablando de sobre 2,300 puentes”, indicó.

No obstante, González Montalvo reconoció que se está atendiendo la situación de los puentes en mal estado en Puerto Rico.

“Eso es algo con lo que estamos trabajando”, dijo.

Inspecciones frecuentes

El director ejecutivo de la ACT explicó que la Oficina de Puentes de la corporación se encarga de monitorear e inspeccionar todas estas estructuras, y los datos recogidos son entonces sometidos al FHA para ser incluidos en la base de datos, InfoBridge.

El titular de la ACT explicó que cada dos años todos los puentes son evaluados exhaustivamente mientras que otros, identificados con fallas estructurales, son evaluados con mayor frecuencia.

“Por ejemplo, 1,500 puentes de los 2,446 se evalúan anualmente según la ley, el resto se inspeccionan cada dos años. Hay cerca de 100 puentes en Puerto Rico que por su condición se verifican cada seis meses”, señaló González Montalvo.

“Si un puente se ha identificado como que requiere una inspección más frecuente, pues se hace. Luego de un evento importante como Fiona, que trajo mucha lluvia, tenemos un sistema que nos indica qué puentes hay que ir a inspeccionar debido a los efectos de las lluvias atípicas en el lugar. Se envían entonces a inspeccionar inmediatamente para verificar cualquier situación de socavación. Para los terremotos en el área sur, los puentes fueron inspeccionados inmediatamente también”, añadió.

El director ejecutivo recalcó que luego de eventos naturales, que podrían afectar la integridad de las estructuras, los puentes son inspeccionados sin importar si ya lo fueron justo antes del evento.

González Montalvo señaló además que anualmente se hacen cerca de 50 inspecciones por debajo del agua utilizando buzos especializados que son subcontratados por la agencia.

“Estamos integrando tecnología como, por ejemplo, la utilización de drones, y con estos volar y con gran precisión identificar cualquier situación. Hay inspecciones que tienen que ser visuales en el sentido de que tiene que estar la persona en el canasto debajo del puente mirándolo, pero hay otras inspecciones que no requieren de la presencia humana así que estamos integrando tecnología como esta de los drones para esas tareas”, señaló el funcionario mientras aseguró que a la vez se colocan equipos para monitorear la presión que reciben los elementos críticos del puente como lo son las vigas y las columnas.

Se activa el protocolo

Una vez el puente es inspeccionado, de encontrarse alguna falla estructural que ponga en riesgo la integridad de sus usuarios, se activa el protocolo de seguridad que incluye el cierre inmediato de la vía.

“De la Oficina de Puentes van a hacer la inspección y si identifican una situación crítica, el inspector inmediatamente notifica a la oficina del director ejecutivo, la subdirectora y nos comunicamos con la FHA de que ese puente se tiene que cerrar. Nos comunicamos con el alcalde del municipio y se envía brigada a cerrar el puente”, explicó.

“A veces se identifican otras medidas, según la naturaleza del daño. Por ejemplo, se puede rotular para que no pasen camiones pesados, pero, a veces con rotular no es suficiente y si todavía vemos personas que a pesar de que se pone la rotulación no la obedecen, se colocan entonces pórticos que limitan el que un camión pesado transite por el área para asegurarnos de que el peso que recibe la estructura es el indicado”, añadió.

González Montalvo dio como ejemplo el puente número 1390, localizado en la PR-303 de Lajas y que recientemente el gobernador incluyó en su orden ejecutiva, al cual se le realizó una inspección de rutina cuando se identificó una socavación peligrosa y se activó el protocolo inmediatamente.

“Se solicitó la orden ejecutiva y le dio el visto bueno. Eso nos permite agilizar los procesos para poder atender esto de una manera más rápida con los diseños típicos que tenemos de otros trabajos que se han realizado para atender este puente lo antes posible. Eliminar el elemento que en este caso es la socavación, que pone el puente en una situación crítica para poder atenderlo y abrirlo al tránsito nuevamente”, explicó.

Financieramente viable

El director ejecutivo de la ACT explicó que la administración de los puentes de Puerto Rico es financiada con una combinación de fondos estatales y federales, y que actualmente la dependencia se encuentra financieramente viable.

“Tenemos, como parte del plan fiscal de la ACT con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), un acuerdo de llevar la infraestructura de Puerto Rico a lo que ellos definen como ‘State of Good Repair’, y eso nos permite recibir las inversiones necesarias en fondos federales para poder llevar a estas estructuras hasta un estado optimo”, explicó.

“Ahora, como parte del ‘Bipartisan Infraestructure Law la Act’ vamos a recibir $225 millones a cinco años para puentes solamente, que se traducen a $45 millones anuales. Esos $45 millones anuales con fondos estatales podemos hablar de que habrá momentos en esos cinco años en que se estarían invirtiendo unos $60 millones en puentes”, aseguró.

El director ejecutivo explicó que no solamente se utilizan partidas destinadas específicamente para puentes sino otros fondos federales y estatales disponibles para atender emergencias de seguridad. Estos fondos, aunque no están directamente ligados al monitoreo y mantenimiento de puentes, pueden ser utilizados para trabajos específicos en estos.

“Proyectos como el de la PR-149, en Ciales, que es un proyecto de mejoras de seguridad. Se está trabajando a su vez el puente, pero también el asfalto de todo ese corredor, la señalización, rotulación, semáforos, o sea, que fue un proyecto mucho más abarcador y se estaba haciendo mejoras para extenderle la vida útil al puente, pero estos no necesariamente se hicieron con inversiones de puentes”, indicó.

Municipios con puentes que requieren acción

  • San Lorenzo
  • Yabucoa
  • Ceiba
  • San Sebastián
  • Utuado
  • San Germán
  • Yauco
  • Guayanilla
  • Lajas
  • Arecibo
TT Ads