TT Ads

NUEVA DELHI (AP) — El presidente estadounidense, Joe Biden, anunció este sábado los planes para construir un corredor ferroviario y marítimo que una India con Medio Oriente y Europa, un ambicioso proyecto destinado a fomentar el crecimiento económico y la cooperación política.

“Esto es algo importante”, dijo Biden. “Esto es algo realmente grande”.

El corredor, esbozado en la cumbre anual del Grupo de las 20 de las principales economías del mundo, ayudaría a impulsar el comercio, suministrar recursos energéticos y mejorar la conectividad digital. Incluiría a India, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Israel y la Unión Europea, dijo Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Biden.

Sullivan dijo que la red reflejaba la visión de Biden de “inversiones de gran alcance” que proceden de un “liderazgo estadounidense eficaz” y de la voluntad de acoger a otras naciones como socios. Afirmó que la mejora de la infraestructura impulsaría el crecimiento económico, ayudaría a unir a los países de Medio Oriente y convertiría a la región en un centro de actividad económica, en lugar de una “fuente de desafíos, conflictos o crisis”, como ha sido en la historia reciente.

En el anuncio participaron el primer ministro indio, Narendra Modi, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y otros mandatarios de todo el mundo.

“Mejorar la conectividad con todas las regiones ha sido una prioridad clave para la India”, dijo Modi, hablando a través de un intérprete. “Creemos que la conectividad es un medio no sólo para aumentar el comercio mutuo entre distintos países, sino también para aumentar la confianza mutua”.

El corredor ferroviario y marítimo ayudaría a unir físicamente una vasta extensión del planeta, mejorando la conectividad digital y permitiendo un mayor comercio entre países, incluso con productos energéticos como el hidrógeno. Aunque los responsables de la Casa Blanca no fijaron un calendario para su finalización, el corredor supondría una alternativa física e ideológica al programa de infraestructura de alcance nacional de China.

La Casa Blanca no dio detalles sobre el costo o la financiación del proyecto, aunque el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, mencionó una cifra de 20.000 millones de dólares durante el anuncio. No estaba claro si esa suma se aplicaba únicamente al compromiso saudí.

TT Ads