TT Ads

Estados Unidos tiene presencia en la Luna desde 1969, cuando Neil Armstrong y Buzz Aldrin caminaron sobre su superficie. Desde entonces, se implantó una costumbre: clavar la bandera de las barras y las estrellas en el satélite natural.

Pero, esa bandera de nailon, de 0.9 metros por 1.5 metros, no es la única que se encuentra en la Luna. Buena parte de los astronautas que viajaron en los años posteriores lo hicieron, aunque claro, la más significativa es la que llegó el 20 de julio de 1969, en la Misión Apolo 11.

¿Cuántas banderas de Estados Unidos hay en la Luna? ¿Qué ocurrió con ellas? ¿Fueron afectadas por el clima de la zona?

De acuerdo con la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglé) en los siguientes años fueron llevadas cinco banderas más, todas de características similares a la que Armstrong plantó en la Base Tranquility.

Los astronautas que tuvieron el honor de clavarlas sobre la superficie fueron los comandantes:

  • Charles Conrad (Apolo 12, 1969), en el llamado Océano de Tormentas.
  • Alan Shepard (Apolo 14, 1971), en Fra Mauro.
  • David Scott (Apolo 15, 1971), en Hadley – Apennine.
  • John Young (Apolo 16, 1972), en Descartes.
  • Gene Cernan (Apolo 17, 1972), en Taurus – Littrow.

¿Y qué ocurrió con cada una de ellas? El Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA ha confirmado en imágenes dónde se encuentran. En el caso de la de Apolo 11, la bandera ya no está en pie, ya que el despegue del módulo hizo que se cayera.

Tras darse cuenta de la situación, el resto de los comandantes clavó las banderas lejos de cada módulo lunar, con el fin de que se mantuvieran firmes. Pero unas aguantaron y otras no, casi siempre determinado por la fuerza con la que los astronautas las plantaron.

Las astas de las banderas de Apolo 12, 16 y 17 parecen seguir de pie, según las imágenes; no puede determinarse si las de Apolo 14 y 15 también.

Hay otra particularidad que destaca en cada una de las enseñas: están creadas con un mecanismo que les permite estar abiertas en el entorno lunar, que no cuenta con aire.

El mecanismo lo creó Jack Kinzler, jefe de la división de servicios técnicos de la NASA, y consta de un dobladillo cosido a lo largo del borde superior, para que se deslice una varilla de metal. Esto le proporciona rigidez a la bandera, pareciendo que “saludara”.

No funcionó con la de Apolo 12, que terminó cayendo, como lo vemos en esta imagen.

Finalmente, el asta de cada una es de 2.4 metros, el suficiente para que se note apropiada para la foto.

Lo más probable es que las telas ya se encuentren destruidas, aunque no pueda notarse en las imágenes del orbitador lunar. El doctor Mark Robinson, citado por Space, señaló que el clima extremo de la Luna y las condiciones ultravioleta probablemente acabaron con ellas.

“Personalmente, me sorprendería que quedara algo. Ya sabes, si dejas una bandera afuera durante el verano, comienza a desmoronarse. Ahora, imagina el entorno ultravioleta extremo en la luna y el ciclo de calor y frío, y han pasado 40 años, así que si las banderas todavía allí, probablemente estén en bastante mal estado”, dijo Robinson.

El resto es historia. La Misión Artemis III de la NASA espera llevar una nueva bandera a la Luna.

TT Ads