TT Ads

ROMA (AP) — El Programa Mundial de Alimentos advirtió el martes que los recortes gubernamentales en el financiamiento humanitario han obligado a la agencia de Naciones Unidas a reducir de forma drástica las raciones de comida a los más hambrientos del mundo, y cada 1% que se reduce la ayuda amenaza con llevar a 400.000 personas hacia la hambruna.

El déficit de más del 60% de financiamiento este año es el más alto en los 60 años de historia del PMA y es la primera vez que la agencia con sede en Roma ha visto caer las contribuciones al mismo tiempo que crecía la necesidad, señaló el PMA.

Como resultado, la institución se ha visto obligada a reducir las raciones en casi la mitad de sus operaciones, incluidos lugares especialmente afectados como Afganistán, Siria, Somalia y Haití. En un comunicado, el PMA advirtió que 24 millones más de personas podrían verse en situación de emergencia por hambre durante el próximo año como resultado.

La directora ejecutiva del PMA, Cindy McCain, dijo que con la hambruna en niveles récord, los gobiernos deberían incrementar su asistencia en lugar de reducirla.

“Si no recibimos el apoyo que necesitamos para evitar una nueva catástrofe, el mundo verá sin duda más conflicto, más inestabilidad y más hambre”, dijo. “O bien avivamos las llamas de la inestabilidad global o trabajamos rápidamente para extinguir el incendio”.

PMA advirtió que si la tendencia continúa, se iniciará un “ciclo fatal”, en el que “el PMA se ve obligado a salvar sólo a los que se mueren de hambre, a costa de los hambrientos”, indicó el comunicado.

TT Ads