TT Ads

Un asesino que escapó de una cárcel de Pensilvania y fue recapturado dos semanas después dijo a las autoridades que había estado planeando robar un vehículo y huir a Canadá o Puerto Rico, señaló un funcionario policial el jueves.

Durante un interrogatorio en un cuartel de la policía estatal horas después de su captura el miércoles por la mañana, el brasileño Danelo Cavalcante, de 34 años, reveló a los investigadores que planeaba conseguir un automóvil para salir del cada vez más estrecho perímetro policial, dijo el alguacil adjunto federal Robert Clark a The Associated Press.

“Dijo que la presencia policial en este perímetro se estaba volviendo demasiado intensa y que sentía que necesitaba abandonar el área”, afirmó Clark.

Hablando en portugués a través de un intérprete, Cavalcante ofreció más detalles sobre su periodo huyendo tras su osada fuga de la cárcel del condado Chester el 31 de agosto.

Cavalcante dijo haber bebido agua de un arroyo y comido una sandía que había robado de una granja —y que partió con la cabeza. Se escondió entre un follaje tan espeso que los equipos de búsqueda se acercaron a pocos metros de él en tres ocasiones distintas. Cubrió sus heces con hojas en un esfuerzo por no dejar rastros. Permaneció quieto durante días seguidos y sólo se movía por la noche.

“No sé si era particularmente hábil. Estaba desesperado”, comentó el teniente coronel George Bivens, líder y rostro público de la búsqueda intensiva, en una conferencia de prensa el miércoles. “Se trata de un individuo cuya opción era volver a prisión y pasar el resto de su vida en un lugar en que no quiere estar, o seguir intentando evadir la captura. Eligió evadir la captura”.

Cavalcante dijo a los detectives que en cierto momento pensó en entregarse. No quería que lo atraparan, pero tampoco quería morir, subrayó Clark.

“Dijo: ‘Sabía que tenía que pagar por lo que había hecho, pero no estaba dispuesto a pagar con mi vida’”, agregó Clark.

Cavalcante escapó de la cárcel del condado Chester, en el sureste de Pensilvania, deslizándose entre dos muros cubiertos con alambre de púas y luego saltando desde el techo. Su captura puso fin a una intensa búsqueda que aterrorizó a la población y en que el fugitivo irrumpió en viviendas, cambió de apariencia y robó una furgoneta y un fusil durante dos semanas en fuga.

Cavalcante, de 34 años, esperaba su traslado a la prisión estatal después de ser sentenciado a cadena perpetua por asesinar a su exnovia a puñaladas en 2021. Los fiscales afirman que trató de silenciarla para que no revelara a la policía que era buscado en su natal Brasil por asesinato.

TT Ads