TT Ads

Un comité de Naciones Unidas aprobó hoy incluir un conjunto de ruinas prehistóricas cerca de la antigua ciudad cisjordana de Jericó como Patrimonio de la Humanidad en Palestina, una decisión que generó molestia de Israel, que controla el territorio y no reconoce un Estado palestino.

Jericó es una de las ciudades más antiguas del mundo habitadas de forma continua, y forma parte de la Cisjordania ocupada por Israel. Está administrada por la Autoridad Palestina, que cuenta con reconocimiento internacional. El reconocimiento se refiere al yacimiento arqueológico cercano de Tel es-Sultan (“Colina del Sultán”), que cuenta con ruinas desde el noveno milenio a.C. y se encuentra en las afueras de la ciudad antigua misma.

La decisión se tomó durante una reunión del Comité del Patrimonio de la Humanidad de Naciones Unidas en Riad, Arabia Saudí, a instancias de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel emitió un comunicado el domingo en el que señaló que la inclusión de las ruinas a la lista era una maniobra “cínica” por parte de los palestinos para politizar la UNESCO, y que Israel trabajará con sus aliados para revertir lo que considera que son decisiones “distorsionadas” de la organización.

Israel abandonó la UNESCO en 2019, argumentando que la organización era parcial en su contra y minimizaba su conexión con la Tierra Santa. Israel también se opuso a que la UNESCO aceptara a Palestina como Estado miembro en 2011. Sin embargo, Israel sigue formando parte de la Convención de Patrimonio de la Humanidad y envió una delegación a la cumbre en Riad.

Israel se apoderó de Cisjordania, junto con Gaza y Jerusalén Oriental, en la Guerra de los Seis Días de 1967. Los palestinos reclaman los tres territorios para formar un Estado futuro. Israel considera Cisjordania como la patria bíblica y cultural del pueblo judío.

No ha habido negociaciones de paz serias o relevantes en más de una década, e Israel tiene ahora el gobierno más religioso y nacionalista de su historia, lo que hace inimaginable cualquier iniciativa hacia la formación de un Estado palestino.

La ciudad moderna de Jericó es una gran atracción turística en los territorios palestinos, tanto por sus lugares históricos como por su proximidad al mar Muerto. En 2021, la Autoridad Palestina presentó un proyecto extenso de restauración en uno de los mayores mosaicos de Medio Oriente, que se encuentra en un palacio de Jericó del siglo VIII.

La “Colina del Sultán”, un montículo de forma ovalada, contiene evidencia de una de las primeras aldeas conocidas de la humanidad y una importante ciudad de la Edad del Bronce que data del 2600 a.C. Se encuentra a unos 2 kilómetros (1,2 millas) de los restos de la primera ciudad de Jericó, que cuenta con ruinas de importancia para la historia judía, incluyendo una sinagoga que data del siglo I a.C.

La UNESCO, que se refiere al sitio como la antigua Jericó/Tell es-Sultan, se esforzó en aclarar que los dos son distintos.

“La propiedad propuesta para su nominación es el sitio arqueológico prehistórico de Tell es-Sultan ubicado fuera del antiguo sitio de Jericó”, señaló Ernesto Ottone, subdirector general de la UNESCO, durante la reunión para discutir el sitio.

“Los desarrollos históricos posteriores, que abarcan milenios y están demostrados por restos materiales más allá de los límites de Tell es-Sultan, constituyen un rico contexto cultural, digno de interés histórico y preservación, que abarca, entre otros, el patrimonio judío y cristiano. Sin embargo, este no es el objeto de la candidatura propuesta”, añadió.

El patrimonio histórico ha sido durante mucho tiempo uno de los muchos puntos de fricción en el conflicto palestino-israelí, y ambas partes utilizan la arqueología y la conservación para demostrar lo que llaman su conexión única con Tierra Santa.

La Autoridad Palestina, reconocida hace una década por Naciones Unidas como un Estado observador no miembro, celebró la designación de Tell es-Sultan.

El presidente palestino Mahmud Abás dijo en un comunicado que esto “atestigua la autenticidad e historia del pueblo palestino”, y añadió que “el Estado de Palestina se compromete a preservar este lugar único en beneficio de la humanidad”.

La UNESCO, con sede en París, inició la Lista del Patrimonio Mundial en 1978. Incluye una amplia variedad de más de 1.000 sitios, desde la Acrópolis de Atenas hasta la Gran Muralla China, nominados por sus respectivas naciones.

TT Ads