TT Ads

La tormenta Lee tocó tierra el sábado con fuerza casi de huracán y llevó vientos destructivos, fuerte oleaje y lluvias torrenciales a Nueva Inglaterra y las Provincias Marítimas canadienses. Sin embargo, las autoridades retiraron algunas alertas para la región el sábado por la noche.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos canceló la alerta de tormenta tropical para la costa de Maine, mientras que Environment Canada puso fin a su alerta de tormenta tropical en Nuevo Brunswick.

Una persona murió en Maine el sábado cuando una rama de árbol cayó sobre su vehículo. El ciclón postropical también dejó sin electricidad a decenas de miles de clientes.

El centro de huracanes reportó el sábado por la noche que la tormenta estaba unos 170 kilómetros (105 millas) al oeste de Halifax, Nueva Escocia, y unos 125 kilómetros (80 millas) al este de Eastport, Maine. Los vientos máximos sostenidos del sistema habían remitido a 95 kilómetros por hora (60 millas por hora).

La tormenta se movía a unos 22 km/h (14 mph) y se esperaba que se desplazara hacia el nordeste en los próximos días, a través de las Provincias Marítimas de Canadá. Se esperaba que todavía cayeran otros 25 milímetros (una pulgada) o menos de agua en zonas del este de Maine, Nuevo Brunswick y Nueva Escocia, según el centro de tormentas en Estados Unidos.

Se mantuvo la alerta por tormenta tropical para zonas de Nuevo Brunswick, Nueva Escocia, la Isla del Príncipe Eduardo y las islas de la Magdalena.

Antes el sábado, en Bar Harbor, Maine, el acceso turístico al Parque Nacional de Acadia, un barco de observación de ballenas se soltó de su amarre y se estrelló en tierra. Las autoridades trabajaban para descargar 6.813 litros (1.800 galones) de diésel de la embarcación para evitar que se derramaran en el océano.

Lee inundó carreteras costeras en Nueva Escocia y dejó fuera de servicio los transbordadores, al tiempo que sembraba ansiedad en una región que aún se resiente de los incendios forestales y las graves inundaciones de este verano. El mayor aeropuerto de Nueva Escocia, el Halifax Stanfield International, canceló todos sus vuelos.

“La gente está agotada… Es tanto en tan poco tiempo”, dijo Pam Lovelace, concejal de Halifax.

Los vientos con fuerza de huracán se extendían hasta 220 km (140 millas) desde el centro de Lee, mientras que los vientos con fuerza de tormenta tropical alcanzaban los 515 km (320 millas), suficiente para cubrir todo Maine y buena parte de las Provincias Marítimas de Canadá.

La tormenta era lo bastante grande y fuerte como para provocar cortes de luz a varios cientos de millas de su centro. Para el mediodía del sábado, 11% de los clientes de electricidad en Maine no tenían servicio, al igual que el 27% en Nueva Escocia, el 8% en Nuevo Brunswick y el 3% en la Isla del Príncipe Eduardo.

TT Ads