TT Ads

El presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy se dirigirá a los senadores estadounidenses por video el martes durante una sesión informativa privada, mientras el gobierno de Joe Biden insta al Congreso a aprobar la solicitud de la Casa Blanca de casi 106.000 millones de dólares en fondos para las guerras de Ucrania e Israel, y para otras necesidades de seguridad.

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, anunció la participación de Zelenskyy en la sesión luego de que el gobierno federal envió el lunes una advertencia urgente sobre la necesidad de aprobar la ayuda militar y económica a Ucrania, y señaló que el esfuerzo bélico de Kiev para defenderse de la invasión rusa podría paralizarse sin ella.

Schumer dijo que el gobierno había invitado a Zelenskyy para que se dirigiera a los senadores con el propósito de que ellos “pudieran escuchar directamente de él qué es lo que está en juego”. También hablarán los secretarios de Defensa, Estado y otros funcionarios de seguridad nacional de alto rango.

En una carta enviada a los líderes del Senado y de la Cámara de Representantes que fue hecha pública, la directora de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, Shalanda Young, advirtió que Estados Unidos se quedará sin fondos para enviar armas y ayuda a Ucrania para fin de año, y que ello “incapacitará” a Ucrania en el campo de batalla.

Añadió que a Estados Unidos ya se le ha acabado el dinero que ha utilizado para apuntalar la economía ucraniana, y “si la economía ucraniana colapsa, no podrán seguir combatiendo, punto final”.

“Se nos acaba el dinero y casi se nos acaba el tiempo también”, escribió.

Biden ha pedido un paquete de ayuda de casi 106.000 millones de dólares para Ucrania, Israel y otras necesidades, pero la solicitud no ha sido bien recibida en el Capitolio. Hay un escepticismo cada vez mayor en el Partido Republicano en torno a la magnitud de la ayuda para Ucrania, e incluso los republicanos que respaldan los fondos insisten en la necesidad de que se incluyan cambios en la política fronteriza entre Estados Unidos y México para detener el flujo de migrantes como condición para la ayuda.

“El Congreso tiene que decidir si seguir apoyando la lucha por la libertad de Ucrania como parte de la coalición de 50 países que el presidente Biden ha construido, o si el Congreso ignorará las lecciones que hemos aprendido de la historia y dejará que (el presidente ruso Vladímir) Putin gane”, dijo el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, el lunes. “Es así de sencillo. Es una decisión tajante, y esperamos que el Congreso, sobre una base bipartidista, tome la decisión correcta”.

Pero las negociaciones sobre el paquete de seguridad fronteriza colapsaron el fin de semana luego de que los republicanos insistieron que se incluyeran disposiciones que, de acuerdo con los demócratas, son draconianas, dijeron asesores. Se tiene previsto que se reanuden las negociaciones esta semana y que se haga una votación de prueba el miércoles.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, dijo el lunes que su partido “sigue en la mesa”.

El Congreso ya ha aprobado 111.000 millones de dólares para Ucrania, incluyendo 67.000 millones en financiamiento de equipo militar, 27.000 millones en asistencia civil y económica y 10.000 millones en asistencia humanitaria. Young escribió que todos esos fondos, a excepción de un 3% de la asistencia militar, ya se habían gastado para mediados de noviembre.

Mientras tanto, la Cámara de Representantes, donde los republicanos son mayoría, aprobó un paquete de ayuda independiente para Israel para su guerra en la Franja de Gaza, mientras que la Casa Blanca ha mantenido que deben cumplirse todas las prioridades.

Cada vez más inquietos por el número de muertos en la guerra entre Israel y Hamás, los propios aliados de Biden en el Congreso están presionando al gobierno para que Israel se comprometa a reducir las víctimas civiles y a permitir que ingrese la ayuda a Gaza antes de enviar más ayuda militar.

El lunes, el senador Bernie Sanders dijo que sería “irresponsable” que Estados Unidos enviara miles de millones en ayuda militar a la guerra de Israel sin esas condiciones.

“Lo que el gobierno de Netanyahu está haciendo es inmoral, es una violación de la ley internacional, y Estados Unidos no debería ser cómplice de esas acciones”, dijo Sanders en un discurso ante el pleno.

“No cuenten conmigo para apoyar eso”, aseveró Sanders.

El nuevo paquete propone 61.000 millones de dólares adicionales para Ucrania, principalmente para la compra de armas a Estados Unidos; y 14.300 millones para Israel, que incluyen 10.600 millones para armamento. También hay casi 14.000 millones de dólares para seguridad fronteriza, junto con ayuda para la región Asia-Pacífico y otras disposiciones de seguridad nacional de Estados Unidos.

___

Los periodistas de The Associated Press Lisa Mascaro y Stephen Groves contribuyeron a este despacho.

TT Ads