TT Ads

El pasado domingo la comisionada residente, Jenniffer González, radicó su candidatura a la gobernación y mucho se debate quién debe prevalecer en la primaria el 2 de junio. El gobernador Pedro Pierluisi tiene que cargar con el desgaste y el descontento en la ciudadanía que naturalmente conlleva el puesto.

La semana pasada indiqué que no era descabellado pensar que el senador Juan Zaragoza pudiera ganar la primaria del Partido Popular Democrático (PPD) y expuse las razones, aún cuando Jesús Manuel Ortiz, presidente del PPD, luce en la delantera en las encuestas.

¿Es descabellado pensar que Pierluisi pueda prevalecer en la primaria? Yo entendía en el 2020 que era descabellado pensar que el Partido Nuevo Progresista (PNP) ganara las elecciones. Ya conocemos la historia. Por eso en política es sumamente complicado subestimar la mentalidad del electorado y anticipar resultados basándose casi exclusivamente en el entendimiento de que hay un descontento.

Existen unas circunstancias que no se analizan ni comentan tanto mediáticamente.

Encuestas

Las encuestas, bien hechas, retratan un momento del proceso político. Supongamos las que hemos escuchado lo están. Unas indican que en el corazón del rollo del PNP hay un virtual empate con una leve ventaja de Jenniffer González de 2 %. Otra encuesta ubica al gobernador arriba por 8 %. Creo ese resultado es muy generoso con el gobernador en este momento, pero son los datos, publicados con nombres, apellidos y metodologías, los autores y productores tienen rostro. Eso demostraría un descenso de popularidad de la comisionada en tiempo récord y no es buen indicio.

El equipo de González argumenta que sus encuestas la ubican hoy 40 % arriba del gobernador. No obstante, no presentan quién las hizo, cuál fue la metodología, o sea, es todo un misterio. Eso no inspira confianza ni imparte credibilidad. En un momento González habló de que sus encuestas las hizo su coordinador electoral, Aníbal Vega Borges, con un grupo de voluntarios. ¿Cómo confiar en una encuesta hecha por el propio Vega Borges, que es parte del equipo de campaña de la comisionada y que interés en determinado resultado? Igual ocurriría si se hubiese tratado de Edwin Mundo haciendo una sobre Pierluisi.

Uno supone que los políticos escuchan a su base y que asumen posiciones dependiendo lo que esa base manifieste en distintos temas. Hoy, 57 de 78 alcaldes y presidentes municipales del PNP han expresado respaldo al gobernador Pierluisi (73 %) y 5 a González (1 %). Un 21 % no ha asumido bando. Todos los senadores estadistas incumbentes cerraron fila con Pierluisi. Finalmente, en la Cámara el 86 % de los representantes del PNP apoya al gobernador y un 1 % a la comisionada. Eso no tiene nada científico como para uno entender que pasará una cosa o la otra, pero sí sería algo irrazonable pensar que todo ese grupo de políticos no está calibrando bien su oído o que sencillamente decidieron irse en contra de su base, que es la que votará por ellos.

Organización

Como he expresado anteriormente, la campaña de la comisionada no ha lucido organizada, ni con cohesión. Dos a tres veces tuvieron que cambiar el anuncio del anuncio de la radicación. Cuando González zumbó su propuesta para saldar la deuda de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) con el Fondo General nadie de su equipo salió a apoyarla mientras era blanco de duras críticas. El día de su anuncio pusieron de portavoz a la Lcda. Zaida “Cucusa” Hernández, quien había descrito a González como una persona insolente, vaga, mentirosa y maltratante con quienes no decían lo que ella quería escuchar. Al día hoy no se ha anunciado un director de campaña oficial, aunque se insiste que es porque el puesto ya lo ocupa de facto el Lcdo. Elías Sánchez.

Recursos Económicos

En la parte económica el gobernador, por la naturaleza del puesto, ha recaudado casi $4 millones para la campaña. Ambos recaudarán buenas sumas, pero el primer mandatario tendrá mayores recaudos porque tiene control de la billetera pública. A eso súmele la campaña disfrazada de Pedro Pierluisi con fondos públicos anunciando “obras”. Ese dinero no se contabiliza en los recaudos y gastos. De hecho, la propia González pareció reconocer esa ventaja del gobernador al quejarse de que no la mencionen como la figura que “consigue los fondos” para las “obras”.

Descontento

El gobernador tiene en su contra cargar con las molestias que genera el puesto. El primer año y medio las mayores críticas eran el estado de las carreteras y las situaciones del servicio de LUMA. Las redes se inundaban con fotos, vídeos y denuncias. Hoy creo no se percibe la misma intensidad de quejas. En el caso de las carreteras, probablemente no se había tirado tanta brea en un período de dos años, y aunque aún hay vías que necesitan ser reparadas, no es el mismo deterioro que había en el 2021. En el caso de los apagones, tampoco veo tanta queja, como antes, en el mundo digital. No es que se haya resuelto el problema energético pero no hay tanta quejas, fotos ni vídeos en redes por el sistema explotando en cuanta esquina hay, como ocurría hace dos años.

Mensajes

La comisionada ha mantenido la narrativa de que el gobierno PNP de turno es un desastre, que nos ha llevado a la miseria, que no sirve y en el que ha vuelto la corrupción. Es exactamente el mismo mensaje del PPD, del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) y otros personajes de redes. Ella se ubica, quizás sin analizarlo, al lado de los populares e independentistas con su discurso, por lo que un sector de la base del PNP puede percibirla como una “enemiga interna”.

El gobernador por su parte destaca hasta el desyerbo de una cuneta como una obra. Naturalmente son dos mensajes distintos, uno de que hay obra y el otro de apocalipsis.

Analice detenidamente todos estos datos y juzgue usted si realmente, en una primaria interna, una candidatura del gobernador se puede declarar oficialmente muerta a siete meses del evento electoral. Ciertamente habrá variantes en el camino que determinarán pero, con lo que va de campaña, no me atrevería a sacar por adelantado un acta de defunción de la candidatura del gobernador… hoy.

Más columnas de Alex Delgado:

TT Ads