TT Ads

En una conferencia de prensa celebrada el pasado martes 27 de febrero, en la Iglesia Presbiteriana de Puerto Nuevo, la Coalición Comunitaria de la Cuenca del Río Piedras expresó su rechazo al Proyecto de Control de Inundaciones del Río Puerto Nuevo [sic., Río Piedras] según propuesto por el Departamento de Recursos Naturales y el Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos. La Coalición cuenta con el apoyo de la vecindad y líderes de las comunidades de Puerto Nuevo, Reparto Metropolitano, University Gardens, Jardines Metropolitanos, Villa Nevárez, Caimito, Quebrada Arenas y Carraízo, al igual que personas colaboradoras en temas sociales, legales y científicos.

Alarmadas por las posibles expropiaciones de cientos de familias y la destrucción del único río de San Juan, las comunidades del Río Piedras exigen la implementación de soluciones basadas en la naturaleza en lugar del proyecto propuesto antes de que sea demasiado tarde y el daño sea irreversible.

A estos fines, la Coalición presentó una Resolución Comunitaria que propone el manejo integral de la cuenca del único río capitalino usando un modelo de participación ciudadana con alternativas para evitar la canalización del Río Piedras, la expropiación de cientos de familias y evitar la destrucción de las comunidades.

Pese al alto costo social de las expropiaciones forzosas, la Coalición asegura que las agencias gubernamentales están empeñadas en desterrar a sus vecinos(as) sin atender primero el sistema pluvial, las alcantarillas tapadas y los demás canales que ya han colapsado. Su resolución también resalta la necesidad de implementar varias soluciones basadas en la naturaleza como la creación de charcas de retención y la reforestación de la cuenca hidrográfica del Río Piedras como una gran esponja retrasando la escorrentía de lluvias y creando reservas de agua en sequías, desde donde nace en las montañas de Caimito hasta su desembocadura en la Bahía de San Juan.

Integrantes de la Coalición denunciaron que la canalización planificada destruiría parte del único río de San Juan en vez de protegerlo y a su ribera, que provee valiosos servicios ecosistémicos como el control de temperatura, almacenaje de agua en sus acuíferos, usos recreativos, entre otros.

Más columnas de Rosa Seguí:



Source link

TT Ads