TT Ads

Un buque que fue atacado por los hutíes de Yemen se hundió en el mar Rojo tras varios días haciendo aguas, dijeron las autoridades el sábado. Es la primera embarcación que queda totalmente destruida dentro de la campaña de los rebeles en respuesta a la guerra de Israel y Hamás en Gaza.

El hundimiento del Rubymar, que transportaba un cargamento de fertilizante y previamente había sufrido una fuga de combustible, podría causar daños ecológicos en el mar Rojo.

Los persistentes ataques de los hutíes ya han interrumpido el tráfico en esta vía navegable, esencial para los envíos de carga y energía que se dirigen de Asia y Oriente Medio a Europa. Muchos buques ya han abandonado la ruta.

El hundimiento podría provocar nuevos desvíos y el aumento de las tarifas de los seguros de los buques que recorren esta vía de navegación, lo que podría aumentar la inflación mundial y afectar a los envíos de ayuda a la región.

El Rubymar, con bandera de Belice, había estado a la deriva hacia el norte tras ser alcanzado por un misil balístico antibuque hutí el 18 de febrero en el estrecho de Bab el-Mandeb, una vía de navegación crucial que une el mar Rojo y el golfo de Adén.

El gobierno de Yemen, reconocido internacionalmente, así como un oficial militar regional, confirmaron que el barco se había hundido. El funcionario habló bajo condición de anonimato, ya que no tenía autorización para hablar con periodistas sobre el incidente.

El Centro de Operaciones de Comercio Marítimo del Reino Unido, que vigila las vías navegables de Oriente Medio, reconoció por separado el hundimiento del Rubymar el sábado por la tarde.

No fue posible contactar hasta el momento el responsable del Rubymar en Beirut.

El gobierno en el exilio de Yemen, respaldado por una coalición liderada por Arabia Saudí desde 2015, dijo que el Rubymar se hundió a última hora del viernes cuando un clima borrascoso se impuso sobre el mar Rojo. El buque llevaba 12 días abandonado tras el ataque, aunque se habían hecho planes para intentar remolcarlo a un puerto seguro.

Los hutíes, respaldados por Irán, que habían afirmado falsamente que el barco se hundió casi instantáneamente tras el ataque, no reconocieron inmediatamente el hundimiento del barco.

Ahmed Awad Bin Mubarak, primer ministro del gobierno yemení reconocido internacionalmente, calificó el hundimiento del barco de “desastre medioambiental sin precedentes”.



Source link

TT Ads