TT Ads

BERLÍN (AP) — La principal fiscalía de Alemania investiga un presunto ataque al suministro de energía eléctrica de la empresa de autos eléctricos Tesla cerca de Berlín.

Una vocera dijo que existe la sospecha inicial que una organización terrorista pudo haber realizado el ataque. En tales casos, la fiscalía federal, que es el principal organismo de aplicación de la ley de Alemania, es responsable de la investigación.

El martes, la producción de la planta de vehículos de Tesla en Gruenheide se detuvo y los trabajadores fueron evacuados tras un corte de energía que, según las sospechas de los funcionarios, fue causado por un incendio intencionado. Decenas de miles de residentes, hospitales cercanos, asilos de ancianos y un enorme centro logístico de una cadena de tiendas de comestibles alemana también resultaron afectados.

Las autoridades del estado de Brandeburgo, donde se ubica la planta, indicaron que se sospecha que personas no identificadas incendiaron deliberadamente una línea de transmisión de alto voltaje en una torre de energía.

Una organización de extrema izquierda, denominada Grupo Volcano, dijo ser responsable del incendio y acusó a Tesla en una carta de confesión de “condiciones de explotación extrema” e hizo un llamado a la “completa destrucción de la gigafábrica”, reportó la agencia noticiosa alemana dpa.

La policía considera que la carta es auténtica y busca testigos que puedan dar información sobre el incidente y posibles sospechosos.

Elon Musk, director ejecutivo de Tesla, condenó el incidente y escribió en X, antes Twitter, que “estos son los ecoterroristas más tontos de la Tierra, o marionetas de quienes no tienen buenos objetivos ambientales”.

“Detener la producción de vehículos eléctricos, en lugar de vehículos de combustibles fósiles, ist extrem dumm,” añadió en su publicación del martes, usando una frase en alemán que significa “extremadamente estúpido”.

El corte de energía se registró al tiempo que activistas ambientales han estado protestando en un bosque cerca de la planta contra los planes de expansión de Tesla. Docenas de activistas han levantado tiendas de campaña y construido casas en los árboles, una táctica utilizada en protestas ambientales anteriores.

Tesla abrió la fábrica en marzo de 2022, lanzando un desafío a los fabricantes de automóviles alemanes en su propio territorio.

La empresa quiere ampliar las instalaciones con un depósito de mercancías, almacenes y una guardería corporativa. Esos planes implicarán la tala de más de 100 hectáreas (247 acres) de bosque.

La planta cuenta con cerca de 12.500 trabajadores.



Source link

TT Ads