TT Ads

La fundadora de la organización sin fines de lucro Brigadas Comunitarias, Tamaris Hidalgo, denunció que el Municipio de Toa Alta ordenó el cierre del Centro de Acopio de Materiales Reciclables en el ayuntamiento y aseguró que desconoce la verdadera razón.

“Es más una confusión, en el sentido de que no hubo diálogo de por medio, excepto de que hubo un mandato tajante de cierre, sin ningún tipo de oportunidad de diálogo, si había algo que nosotros teníamos que cambiar o mejorar. Te soy honesta, convertir un vertedero clandestino en un centro de reciclaje a $0 costo para el municipio, no entiendo dónde estuvo el problema”, dijo Hidalgo en entrevista con Metro Puerto Rico.

Brigadas Comunitarias— que cuenta con 65 nuevos Centros de Acopio a nivel isla— comenzó sus operaciones en la llamada “Ciudad de Josco” hace dos años, luego de firmar un acuerdo colaborativo con el municipio. Su fundadora comentó que nada más en esa zona, lograron desviar 45,000 libras de materiales reciclables de los vertederos y restaurar un espacio público que llevaba más de una década abandonado, y era utilizado como un “vertedero clandestino”. Todo esto, sin costo para el municipio, la comunidad y/o el Gobierno Central.

Según contó Hidalgo, antes de que ordenaran el cierre de operaciones, solicitaron al ayuntamiento extender el contrato, por lo que les concedieron el espacio por dos años. Sin embargo, pasadas las Navidades, se disponían a trabajar una iniciativa para reciclar los pinos naturales (árboles de navidad) y contribuir a prolongar su vida útil. Tres días antes del evento, el municipio les solicitó cancelarlo. Posteriormente, dos días después de la cancelación, recibieron un mensaje vía correo electrónico por parte de la municipalidad comunicándoles que anularían su contrato.

“Total balde de agua fría. Nos tomo totalmente por sorpresa. El mismo municipio nos envíaba personas cada vez que llamaban preguntando por reciclaje […] (El Centro de Acopio) además era cero costo para el municipio. Cero costo para la comunidad. Nosotros como entidad sin fines de lucro hacemos nuestras propias campañas de recaudación de fondos para nosotros absorber el 100% del costo”, narró la también presidenta de la Junta de Brigadas Comunitarias.

Acto seguido, Hidalgo se contactó con el municipio para preguntar las razones, a lo que le respondieron que se amparaban en la claúsula del contrato que especificaba que no le brindaban mantenimiento al espacio. A preguntas de Metro Puerto Rico, la fundadora de la organización sin fines de lucro especificó que esto sucedía cuando no estaban presentes en el lugar, ya que los ciudadanos acostumbraban a dejar desperdicios en los al rededores por la costumbre de utilizar el área como “vertedero clandestino”. Incluso, afirmó que, cuando se dieron cuenta de esta práctica, colocaron carteles en el área y acudieron a las redes sociales a solicitarle a las personas que hicieron buen uso del lugar.

“Nosotros escribimos (al municipio) dicendo ´oye, necesitamos reconsideración´ y explicamos todas las razones […] Luego nos dijeron ´es que también está el deslizamiento´. ¿Cúal es el problemas del deslizamiento? Nosotros tomamos el espacio hace dos años y, en ese momento, no fue un problema el deslizamiento. Nos dieron recientemente un contrato de dos años, en diciembre de 2023″, cuestionó Hidalgo, quien resaltó que la respuesta final del ayuntamiento fue “su solicitud fue analizada, pero denegada”.

“El municipio nos hizo un acercamiento (sobre los desperdicios en el área). Ahí nosotros le decimos que ya resolvimos la situación hace rato y les envíamos fotos. Ahí fue que entramos en cuál es la verdadera razón del cierre porque nos dijeron ´pues si ya arreglaron eso, es el deslizamiento´. El deslizamiento no fue un problema cuando nos dieron el espacio por primera vez”, agregó.

Hidalgo puntualizó que recibieron un gran apoyo por parte de la comunidad, no solo en Toa Alta, en todo Puerto Rico. Manifestó además que le preocupa que el cierre provocó que tuvieran que ponerle pausa al proyecto de reciclaje de baterías alcalinas, siendo los únicos en toda la Isla que lo brindan, porque no tienen un espacio de trabajo para darle apoyo al programa. No obstante, aseveró que están en la búsqueda de otro área de trabajo como la que tenían en la también llamada “Ciudad del Toa”.

“Seguimos con la firmeza de seguir trabajando con los servicios que tenemos. Al final del día, esto es una motivación para traer un programa más grande para las comunidades porque son las comunidades las que adolecen”, concluyó diciendo la fundadora de la entidad.

Desde el 2019, Brigadas Comunitarias comenzó sus operaciones con el fin de promover la inclusión social, cultural, económica y ecológica mediante Proyectos de Rehabilitación de Espacios Públicos y Proyectos de Planificación Urbana.

Reacciona el Municipio de Toa Alta

El Municipio de Toa Alta reaccionó a através de declaraciones escritas a la denuncia de la organización sin fines de lucro, Brigadas Comunitarias, asegurando que canceló el acuerdo colaborativo tras preocupaciones de seguridad que afectan a la comunidad circundante.

“El espacio designado para las actividades colaborativas se encuentra ubicado en una zona urbana de Toa Alta Heights, donde residen múltiples familias. En repetidas ocasiones, estas familias han expresado su inquietud por el fuerte olor, la acumulación de basura en los alrededores, plagas y los problemas de seguridad asociados con el manejo deficiente de los desechos cerca de sus hogares”, explicó Lisayda Miranda, administradora del Municipio de Toa Alta.

Miranda añadió que, luego de recibir y validar información sobre el alegado abandono de las instalaciones por parte de la entidad, el ayuntamiento procedió a informar el pasado 11 de enero, a través de una comunicación escrita a la señora Tamaris Hidalgo, directora ejecutiva de la organización, sobre la cancelación del acuerdo colaborativo. Después de la solicitud de una extensión para el cierre por parte de Hidalgo, por motivos de un viaje y con el fin de recoger el área, se extendió la fecha de cierre del 30 de enero al 15 de marzo, condicionando esta extensión a la limpieza de las instalaciones.

Además, comunicó que el área física está próxima a un derrumbe provocado por el paso del huracán Fiona en 2022, afectando el tráfico en la zona y obstaculizado el acceso a parte de la comunidad.

“Por lo tanto, con el objetivo de salvaguardar la seguridad de los residentes y aliviar las complicaciones en el tráfico que podría generar un evento ante la situación actual, se determinó la suspensión de todas las actividades que impliquen el movimiento de personas en estas instalaciones y próximo al derrumbe

El Municipio de Toa Alta reitera su compromiso con iniciativas de reciclaje y la protección del medio ambiente. El Municipio se encuentra en proceso de solicitud de permisos y evaluación para establecer una nueva alianza colaborativa que aborde estas preocupaciones sobre reciclaje y manejo de basura en un espacio distante de los hogares y las familias”, culminó diciendo la administradora municipal.





Source link

TT Ads