TT Ads

No es un secreto, Puerto Rico se encuentra en una de las encrucijadas más importantes de su historia moderna. No es la primera vez que enfrentamos como pueblo situaciones adversas, que requieren de entereza de carácter, desprendimiento de nuestro liderato, sacrificio de todo el que dé un paso al frente para hacerse participe y actor de nuestro futuro.

¿Qué necesitamos? Necesitamos un pueblo convencido de que el liderato público que nos trajo a la quiebra, no nos define. Un pueblo convencido que la larga lista de funcionarios públicos y privados que han caído en la corrupción, no nos define. Un pueblo que rechaza la idea de que Puerto Rico no tiene solución. Un pueblo que renuncia a la indiferencia.

Necesitamos un pueblo convencido de que somos capaces de activarnos y construir en libertad un futuro para nuestra familia. Que sus hijos y nietos van a poder regresar y vivir aquí con calidad de vida. Que somos capaces de emprender con libertad y alcanzar riqueza y prosperidad para los nuestros. Que podemos administrar eficientemente la cosa pública. Que tenemos y debemos trabajar en conjunto con el gobierno de manera tal que todos tengamos la responsabilidad de velar por el bien común. Que podemos formar un gobierno que no sea la fuente de todo, sino aquel que garantiza la libertad para que todos podamos emprender con educación, salud y seguridad nuestros proyectos de vida.

Necesitamos un pueblo convencido de que tiene poder para implementar los cambios que necesitamos. Puerto Rico Power. Un pueblo que se activa. Un pueblo que conoce y entiende que tiene el poder para mirar con esperanza los retos a los que nos vamos a enfrentar al adentrarnos a la mitad del siglo XXI.

Proyecto Dignidad, y su candidato a la gobernación, Javier Jiménez, no pretenden ser los salvadores de Puerto Rico. Vienen a señalar el camino, y recorrer todos los rincones de Puerto Rico para llevar el mensaje de que, como pueblo, tenemos la capacidad, el poder y los recursos para lograr un Puerto Rico que camine en sabiduría, valentía y entereza.

Después de todo, de eso se trata el buen gobierno. Un gobierno en donde la gente se active y ejerza el poder que tiene para mejorar su calidad de vida y la de sus conciudadanos. Es tiempo de activar el poder del pueblo. ¡Adelante, con fe!

Más columnas por Juan Manuel Frontera:



Source link

TT Ads