TT Ads

Un hombre de Bayamón fue arrestado el pasado miércoles, 19 de marzo, por cargos penales relacionados a varios esquemas que involucran fraude bancario, robo de identidad agravado, lavado de dinero y fraude electrónico.

Según documentos judiciales, desde julio de 2021 hasta septiembre de 2021, Manuel Burgos-Ortiz, de 28 años, ejecutó e intentó ejecutar, a sabiendas, un plan y un artificio para defraudar a una institución financiera asegurada federalmente y obtener dinero, fondos, créditos y propiedades de propiedad de y bajo la custodia y control de dicha institución mediante pretensiones, representaciones y promesas materialmente falsas y fraudulentas.

El acusado realizó e intentó realizar más de 70 transacciones de reembolso fraudulentas por más de $5,000,000 utilizando dos tarjetas de débito y un sistema de punto de venta (POS).

El demandado pudo solicitar y obtener un sistema POS mediante pretensiones, representaciones y promesas materialmente falsas y fraudulentas, y utilizando, sin autoridad legal, un medio de identificación de otra persona.

Poco después de adquirir el sistema POS, el acusado comenzó a realizar transacciones de reembolso fraudulentas a dos tarjetas de débito asociadas con la cuenta bancaria de Global Marketing PR LLC, una empresa de su propiedad y que controlaba. Las transacciones de reembolso fraudulentas crearon un saldo falso temporal de fondos en la cuenta bancaria de Global Marketing PR LLC.

Aprovechando el proceso de validación de transacciones, el acusado pudo obtener acceso a fondos a los que no tenía derecho y gastar fondos que no le pertenecían. A lo largo de la trama el demandado logró utilizar fondos originados por las transacciones fraudulentas de reembolso en POS, y disponibles temporalmente en su cuenta, para realizar numerosas compras, retiros de efectivo y transferencias de ATH Móvil, resultando en un sobregiro de más de $270,000 en el banco de Global Marketing PR LLC. cuenta.

El acusado participó en transacciones monetarias en bienes derivados del delito por un valor superior a $10,000.00, mediante la realización de transacciones para comprar un vehículo nuevo con fondos que se originaron en transacciones de reembolso fraudulentas, que el acusado pudo utilizar aprovechando el proceso de validación de transacciones.

El 23 de julio de 2021, se realizaron y aprobaron dos transacciones de reembolso fraudulentas por un total de más de $140,000 utilizando el sistema POS adquirido por el demandado y una tarjeta de débito asociada con la cuenta bancaria de Global Marketing PR LLC. Esa misma mañana, el demandado fue personalmente a comprar un cheque de gerente por $74,036.25. Ese mismo día, el acusado utilizó el cheque del gerente para comprar un nuevo Dodge Rebel 1500 negro 2021.

Desde noviembre de 2023 hasta febrero de 2024, el acusado ideó un plan para defraudar a múltiples pequeñas empresas y a sus propietarios, y para obtener dinero y propiedades mediante pretensiones, representaciones y promesas materialmente falsas y fraudulentas.

Como parte del plan para defraudar, el acusado se identificó engañosamente como empleado de una empresa de procesamiento de transacciones que proporciona adquisiciones comerciales, servicios de pago y servicios de gestión de procesos comerciales, y mediante pretensiones, representaciones y promesas falsas y fraudulentas, pudo obtener acceso a múltiples sistemas POS de pequeñas empresas para realizar transacciones de reembolso fraudulentas utilizando tarjetas de débito asociadas con cuentas que poseía o a las que tenía acceso.

“El acusado se presentó falsamente como propietario legítimo de un negocio y empleado de una empresa y robó dinero de muchas maneras diferentes”, dijo W. Stephen Muldrow, Fiscal Federal para el Distrito de Puerto Rico. “Felicito a los agentes del Servicio Secreto y a los socios encargados de hacer cumplir la ley que descubrieron la compleja red de transacciones financieras que llevaron al arresto del acusado”.

Si es declarado culpable, Burgos-Ortiz enfrenta las siguientes penas: hasta 30 años de prisión por fraude bancario; una sentencia obligatoria consecutiva de al menos dos años por el cargo de robo de identidad agravado; hasta diez años por blanqueo de capitales; y hasta 20 años de prisión por fraude electrónico o hasta 30 años si la infracción del fraude electrónico afecta a una institución financiera.

Un juez de un tribunal de distrito federal determinará cualquier sentencia después de considerar las Pautas de Sentencia de EE. UU. y otros factores legales.

El Servicio Secreto de Estados Unidos está investigando el caso con la colaboración del Negociado de la Policía de Puerto Rico.

El fiscal federal adjunto Manuel Muñiz-Lorenzi de la División de Recuperación de Activos y Lavado de Dinero está procesando e



Source link

TT Ads