TT Ads

Un ganadero de Arizona fue sometido a juicio el viernes por la muerte a tiros de un migrante en su propiedad cercana a la frontera con México, mientras se intensifica el debate a nivel nacional sobre la seguridad fronteriza de cara a las elecciones presidenciales de este año.

George Alan Kelly, de 75 años, fue acusado de homicidio involuntario en relación con el deceso de un hombre que encontró en su propiedad ubicada en las afueras de Nogales, Arizona. Se prevé que el juicio en el tribunal superior del condado de Santa Cruz dure hasta un mes.

Kelly había rechazado anteriormente un acuerdo de culpabilidad que habría reducido la acusación a un cargo de homicidio por negligencia.

Fue detenido y acusado el año pasado por el tiroteo del 30 de enero de 2023 contra Gabriel Cuen-Buitimea, de 48 años, de la vecina Nogales, México, justo al sur de la frontera.

Kelly disparó contra un grupo de migrantes desarmados que caminaban por su rancho ganadero de casi 69 hectáreas (170 acres) en la zona de Kino Springs, y Cuen-Buitimea estaba entre ellos, según las autoridades.

Los fiscales han dicho que Kelly disparó imprudentemente un fusil AK-47 hacia los migrantes, que se encontraban a unos 90 metros (100 yardas) de él.

El abogado de Kelly ha dicho que su cliente disparó al aire por encima de los migrantes y que temió por su seguridad, la de su esposa y la de su propiedad.

Los otros migrantes no resultaron heridos y consiguieron escapar de vuelta a México.

Cuen-Buitimea también entró ilegalmente en Estados Unidos varias veces y fue condenado y deportado, la última vez en 2016, según los registros judiciales.

El caso está siendo seguido de cerca por el consulado mexicano en Nogales, Arizona, que ha estado en contacto con la familia de la víctima.

El tiroteo desató fuertes sentimientos políticos sobre cuestiones de seguridad fronteriza menos de seis meses después de que el director de una prisión y su hermano fueran detenidos por un incidente en el oeste de Texas en el que murió un migrante y otro resultó herido. Los hermanos gemelos Michael y Mark Sheppard, de 60 años, fueron acusados de homicidio involuntario en el tiroteo ocurrido en septiembre de 2022 en el condado de El Paso.

Los hermanos detuvieron su camioneta cerca de una localidad a unos 40 kilómetros (25 millas) de la frontera y comenzaron a disparar contra un grupo de migrantes que buscaban agua en la carretera. Un migrante murió y una mujer sufrió una herida de bala en el estómago, según las autoridades.

Los medios de comunicación de Florida informaron el año pasado que los hermanos estaban en libertad bajo fianza y vivían en el estado.

La seguridad fronteriza es un tema clave en la contienda presidencial de este año, en la que el republicano Donald Trump y el presidente demócrata Joe Biden visitaron la frontera entre Texas y México a finales de febrero.



Source link

TT Ads