TT Ads

La empresa LUMA Energy identificó la vegetación como la principal causa de interrupciones en el servicio eléctrico en todo Puerto Rico. Su presidente, Juan Saca aseguró que para abordar este desafío y mejorar la seguridad y confiabilidad del servicio, LUMA lanzará la Iniciativa de Vegetación para Aumentar la Seguridad y la Confiabilidad del Servicio, financiada por la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA en inglés).

Con una inversión de $1,200 millones, este proyecto tiene como objetivo despejar 16,000 millas de líneas eléctricas en los próximos tres años en toda la isla. Se espera que este trabajo reduzca drásticamente las interrupciones hasta en un 45% una vez completado, proporcionando a los clientes un servicio eléctrico más confiable y seguro.

“Estamos comprometidos a mantener informados a nuestros clientes sobre el proceso y el progreso de estos trabajos”, declaró el presidente LUMA.

Este, según explicó Saca, no es un simple proyecto de poda o mantenimiento; se trata de un despeje único que busca eliminar la vegetación que representa una amenaza para la confiabilidad del servicio. Sin embargo, se ha presupuestado para futuras podas que puedan ser necesarias.

“Nuestra principal prioridad en LUMA es la seguridad de nuestros clientes y empleados y continuar mejorando la confiabilidad del servicio para mejorar la calidad de vida de todas las personas en Puerto Rico”, dijo el ingeniero Juan Rodríguez, vicepresidente de Programas Capitales de LUMA. “La implementación de esta iniciativa de despeje de vegetación es otra muestra de nuestro compromiso y la voluntad de nuestros colaboradores para ofrecerle un servicio eléctrico más confiable a nuestros clientes al tiempo que priorizamos la protección ambiental y el cumplimiento de las leyes y regulaciones aplicables”, añadió.

Ante preocupaciones de grupos ambientalistas, Saca aseguró que LUMA cuenta con un equipo de expertos arbolistas, especialistas ambientales y personal técnico encargado de llevar a cabo evaluaciones antes de proceder con el despeje.

La empresa se comprometió a cumplir con todas las leyes y regulaciones ambientales aplicables. Además, colaborará estrechamente con organizaciones ambientales y agencias gubernamentales para garantizar que las prácticas de despeje de vegetación minimicen cualquier impacto negativo en los ecosistemas locales y la vida silvestre.

El proyecto se llevará a cabo en fases, comenzando en los pueblos de San Juan, Guaynabo, Carolina, Trujillo Alto y Río Grande.

Antes de comenzar estos trabajos, los expertos en vegetación evaluarán los árboles y arbustos más propensos a causar interrupciones en el servicio eléctrico. Como método de identificación, estos árboles podrían ser marcados con etiquetas o cinta adhesiva de diferentes colores. Los árboles marcados con etiqueta amarilla serán podados, mientras que aquellos con etiqueta anaranjada serán retirados. Además, en zonas designadas como sensitivas, es posible que se utilice cinta adhesiva de color rosa para identificar ciertas áreas.

Como parte de este programa, LUMA llevará a cabo despeje de vegetación en áreas estratégicas de Puerto Rico donde tendrá un impacto directo e inmediato reduciendo el 15% de las interrupciones en los primeros meses y hasta 45% de las interrupciones de servicio cuando complete el trabajo en tres años. “Los clientes pueden esperar recibir una notificación anticipada de cualquier actividad planificada de manejo de la vegetación en su área a través de la página de Mejoras Planificadas de LUMA, las redes sociales y otros canales de comunicación”, aseguró Saca.

Saca explicó que no es necesario que los clientes estén presentes en sus hogares para que se completen estos trabajos. Sin embargo, en situaciones específicas, podrían solicitar a los clientes que estén disponibles para proporcionar acceso a áreas cercadas con el fin de garantizar la seguridad y eficiencia de las brigadas.

En cuanto al costo, los clientes no tendrán que pagar por estos trabajos, ya que son parte de una iniciativa a nivel isla financiada con fondos federales que beneficiará a todas las comunidades de Puerto Rico.

Para aquellos preocupados por la eliminación de árboles en su propiedad, se reiteró la importancia de estos trabajos para la seguridad pública y la confiabilidad del servicio eléctrico. “LUMA solo retirará o podará vegetación que represente una amenaza para el sistema eléctrico, y están dispuestos a coordinar reuniones con expertos en vegetación para explicar los trabajos planificados en cada propiedad”, dijo el presidente.

En relación al uso de herbicidas, después de la poda y el despeje, podrían utilizarse herbicidas aprobados por la EPA de manera estratégica para prevenir el crecimiento de vegetación no deseada y mantener la seguridad y confiabilidad del sistema eléctrico.

Modernización de alumbrado público

Allí mismo los ejecutivos explicaron que la empresa completó el reemplazo de más de 100,000 luminarias en más de 50 municipios.

El Ingeniero Heriberto González, director de la Iniciativa de Alumbrado Público Comunitario de LUMA, anunció que las brigadas y los contratistas locales impactarán a los 78 municipios como parte de la Fase 1 de este proyecto. Además, se iniciarán las Fases 2 y 3 para abordar reparaciones más complejas, como reemplazos de postes, accesorios de terceros, líneas secundarias y primarias, así como mejoras subterráneas.

González señaló que no todas las luminarias están bajo el inventario de LUMA, pero las brigadas continúan evaluándolas para identificar las que requieren modernización según las estrictas pautas y procesos de FEMA. Además, se están instalando luces amigables con las tortugas cerca de las costas donde estas animales anidan, en cumplimiento con las leyes y regulaciones ambientales.



Source link

TT Ads