TT Ads

Luego de una reunión informativa de los directivos de LUMA Energy, el presidente de la empresa, Juan Saca anunció el comienzo de la fase de evaluación de la iniciativa de contadores inteligentes. Esta fase marca el inicio de un proyecto financiado por la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA en inglés) que tiene como objetivo instalar 1.5 millones de contadores inteligentes en todo Puerto Rico para proporcionar a los clientes un servicio eléctrico más moderno.

La iniciativa, que se llevará a cabo en los próximos meses, tiene como objetivo evaluar y reemplazar los contadores eléctricos existentes para brindar más información sobre el consumo energético mensual de los clientes. Además de promover el ahorro de energía y dinero, se espera que esta actualización permita restablecer el servicio eléctrico de manera más rápida y eficiente en caso de interrupciones.

“Aproximadamente el 30% de los contadores actuales de Puerto Rico tienen más de 20 años y ninguno cuenta con la tecnología necesaria para identificar las interrupciones de servicio o es compatible con las conexiones de energía renovable”, aseguró Saca.

La fase de evaluación constará de brigadas de LUMA que visitarán residencias y negocios para evaluar los contadores eléctricos existentes y planificar el cambio a los contadores inteligentes. Los clientes serán notificados con anticipación sobre estas evaluaciones, y se les informará sobre los trabajos que podrían realizarse en o cerca de sus propiedades en el futuro.

Se estima que el proceso completo llevará al menos tres años, con la posibilidad de que se extienda por un período mayor. Esta fase inicial de evaluación ya está en marcha en el área metropolitana de San Juan y se espera que se extienda al resto de la isla en los próximos años.

Saca explicó que el próximo 16 de abril, comienzan primera fase en el residencial Nemesio Rosario Canales en San Juan.

“Alrededor de este lugar tenemos cargas críticas, como hospitales […] Hay cerca de 1,200 contadores en el área. Es un muy buen lugar para nosotros comenzar el proyecto. Así que fue escogida esta comunidad como piloto porque ofrece las características técnicas y la cercanía para poder monitorearla y es una comunidad con diversidad de clientes que incluyen residencias, escuelas y otros elementos para monitorear el desempeño e impacto”, abundó el presidente de LUMA.

La segunda fase, la fase de instalación comienza, con brigadas de LUMA que trabajaran en todo el territorio. Según, el ingeniero Juan Rodríguez, vicepresidente de Programas Capitales, la instalación típicamente toma alrededor de 10 minutos en residencias, aunque puede extenderse hasta una hora en clientes comerciales o conexiones complejas. Durante este proceso, se producirá una interrupción temporal del servicio mientras se instalan los nuevos contadores. Además, se instalarán dispositivos de comunicación para los contadores en postes en toda la isla.

Una vez completada la instalación, LUMA actualizará las cuentas en línea de los clientes con información de los contadores inteligentes. Esto proporcionará a los clientes acceso a datos detallados sobre su consumo energético, permitiéndoles tomar decisiones informadas para optimizar su uso de energía y reducir costos. Asimismo, se espera que esta actualización agilice los procesos para acceder a planes de pago especiales, especialmente para aquellos clientes con sistemas solares o de almacenamiento de energía.

Ante preguntas sobre si las brigadas necesitarían acceso a sus propiedades, la respuesta fue afirmativa, ya que es necesario acceder al contador existente para llevar a cabo la evaluación y la instalación posterior de los contadores inteligentes.

Sobre la interrupción del servicio durante la instalación, se confirmó que sería necesaria para completar el trabajo de manera segura y eficiente. Sin embargo, se aseguró que estas interrupciones serían mínimas, con un tiempo estimado de menos de diez minutos para la mayoría de los clientes.

En cuanto a la seguridad de los contadores inteligentes, el ingeniero, Ferdinand Cardona, aseguró que estos han sido utilizados de manera eficiente y segura en todo el mundo durante décadas, y cumplen con los estándares de la EPA y la FCC.

“Nos sentimos listos y entusiasmado de seguir avanzando hacia una red energética más inteligente y resiliente para Puerto Rico. A través de la colaboración y la inversión de fondos federales, estamos sentando las bases para un futuro energético más prometedor y sostenible”, expresó Saca.



Source link

TT Ads