TT Ads

Amigos de la Tierra Internacional es la federación ambientalista de base más grande del mundo, con 73 grupos miembro nacionales y millones de miembros individuales y seguidores en todo el planeta.

Esta organización fue fundada en 1971 por cuatro organizaciones de Francia, Suecia, Inglaterra y Estados Unidos. La federación, que actualmente cuenta con 73 grupos miembro nacionales, en sus inicios consistía en reuniones anuales de ambientalistas de diferentes países que se ponían de acuerdo en realizar campañas conjuntas sobre determinados temas cruciales, como la energía nuclear y la caza de ballenas.

Una de las divisiones de ATI es Amigos de la Tierra América Latina y Caribe (ATALC) que  reúne a las organizaciones miembro en 14 países de América Latina y el Caribe. En conjunto con ATI trabajan para combatir el actual modelo de globalización económica y corporativa, y promovemos soluciones que ayudarán a crear sociedades basadas en la sustentabilidad ambiental y la justicia social.

“ATI y la membresía latinoamericana trabajamos hacia un cambio de sistema que permita lograr nuestra visión de un mundo pacífico y sustentable basado en sociedades que viven en armonía con la naturaleza”, explica Amigos de la Tierra América Latina y Caribe.

ATALC se construyó a partir del trabajo de las organizaciones miembro en México, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Colombia, Paraguay, Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Curaçao, Haití, Grenada y Ecuador.

Estas organizaciones nacionales llevan a cabo campañas de denuncia y sensibilización; trabajo conjunto y de apoyo a las comunidades y pueblos afectados en los territorios, así como  investigación participativa sobre temas relevantes a la ecología social, entre otras labores.

Metro platicó con Danilo Urrea, Facilitador Regional ATALC para saber más sobre su labor.

P¿Qué los llevó a fundar esta organización?

–La mayoría de las organizaciones integrantes surgieron los ‘80 en respuesta a problemáticas socio-ambientales nacionales/locales y luego se fueron integrando a Amigos de la Tierra Internacional .

En los ‘80 y ‘90, organizaciones de Amigos de la Tierra en América Latina y Caribe se articularon con otras organizaciones para resistir los procesos de mercantilización de la naturaleza y la ofensiva neoliberal, contenida por ejemplo en la Iniciativa de las Américas del Presidente George Bush. Asimismo, trabajaron conjuntamente y con otras organizaciones y movimientos, de cara a la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro y el Foro de ONGs y Movimientos Sociales, para consolidar una visión del Sur y la región.

Frente a la necesidad de una estructura regional descentralizada y autónoma, se funda Amigos de la Tierra América Latina y Caribe (ATALC) en 2001, para fortalecer la articulación de las luchas por la justicia social, ambiental, económica y de género y la soberanía de nuestros pueblos, junto a los movimientos sociales aliados. ATALC es una organización regional con miembros en 14 países de América Latina y el Caribe.

“Trabajamos por un cambio de sistema que permita hacer posible nuestra visión de mundo”.

Danilo Urrea, Facilitador Regional ATALC para saber más sobre su labor.

P: ¿Cuáles son algunos de los actuales proyectos de ATALC?

Junto a organizaciones y movimientos aliados defendemos el derecho de los pueblos a definir sus políticas, estrategias y sistemas alimentarios, energéticos, económicos y de gestión de la biodiversidad, ecológicos y justos, y trabajamos juntos.

Luchamos para revertir el avance del capital y su afán privatizador y mercantilizador sobre nuestros territorios y sociedades y realizamos campañas contra las políticas neoliberales, tanto comerciales como de inversiones. Participamos activamente en la campaña contra el ALCA y contra distintos Tratados de Libre Comercio y Tratados Bilaterales de Inversiones y el ISDS.

Denunciamos el poder y el accionar de las empresas transnacionales –del agronegocio, la minería, los combustibles fósiles, etc– y las consecuentes violaciones de los derechos de los pueblos y la destrucción de territorios. Desde 2012, en el marco de la Campaña Global impulsamos un Tratado Jurídicamente Vinculante en la ONU sobre Empresas Transnacionales con respecto a los DDHH, para poner fin a su impunidad.

Desde 2015 participamos en la construcción de la Jornada Continental por la Democracia y contra el neoliberalismo, para la integración de los pueblos en lucha contra el libre comercio y el poder de las empresas transnacionales.

En 2016, definimos una estrategia para desmantelar el patriarcado y todos los sistemas de opresión, tanto al interior de nuestras organizaciones como en nuestras sociedades.

Desde 2017, apostamos a la construcción de la solidaridad internacionalista para enfrentar la violencia de un sistema que prioriza la acumulación de capital, se sustenta en la imposición de opresiones sistémicas, atenta contra los derechos de los pueblos, los territorios y los medios de sustento. Sistema que explota a la naturaleza y las clases populares, especialmente el cuerpo y el trabajo de las mujeres, más aún de las mujeres y disidencias racializadas.

Algunos de los objetivos de ATALC

-Actuar de forma colectiva para lograr la justicia ambiental y social, la dignidad humana y el respeto por los derechos humanos y los derechos de los pueblos, de manera de garantizar sociedades sustentables.

-Frenar y revertir la degradación ambiental y la depredación de la naturaleza, nutrir la diversidad ecológica y cultural de la Tierra, y defender modos de vida sustentables.

-Garantizar el empoderamiento de los pueblos indígenas, comunidades locales, mujeres, grupos e individuos, y asegurar la participación pública en la toma de decisiones.

-Provocar la transformación hacia la sustentabilidad y la equidad -dentro y entre las sociedades- Con enfoques y soluciones creativas.



Source link

TT Ads